Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



24 octubre, 2011

Uno castellano. Dous galegos.

Paso a comentar tres vinitos que he probado recientemente. En realidad, entre bares y tapeos por Lugo probé algunos más, pero en el contexto de barullo y cachondeo, pues como que no da la cosa para concentrarse demasiado. 
Es por ello que pasaré a relatar mi experiencia (qué intenso suena esto, no?) con los tres últimos vinos que sí he tenido ocasión de probar con más tranquilidad en casa, y además tres vinos bien distintos, sobre todo por su origen y cepaje: un tinta de toro, un mencía y un albariño.

MATSU, EL PÍCARO (100% Tinta de Toro)
Matsu es una bodega de la región de Toro, a la que le teníamos muchas ganas. Lo primero que nos llamó la atención y que hizo que nos quedásemos con su nombre, fue el diseño de sus etiquetas. Siempre nos conmueve un buen diseño, ya que consideramos que es una señal más de que ese vino ha sido hecho con cariño, más allá de cuestiones de marketing, claro, eso ya es otro cuento. 
Pero sí reclamaban nuestra atención los tres rostros que nos miraban desde sus tres etiquetas: la del Pícaro, la del Recio y la del Viejo… Imposible pasar por alto estas botellas que te observan desafiantes.

Y otra cosa que nos gustó es saberlas de Toro. Tenemos debilidad por esta región y por sus vinos. Pero es que además, resulta que esta bodega tiene una hermosa filosofía en su “hacer” que merece la pena conocer y que parte de una idea que también nos emociona especialmente… respetuosa del medio ambiente, basados en elaboración biodinámica… de a poco, cada día se van sumando más bodegas alrededor del mundo que utilizan esta concepción.

Así que para comenzar me lancé a por El Pícaro, para luego pasar a los de más “edad”

Hablábamos en otro escrito de esa “manía” nuestra de imaginarle forma y sonido al vino y curiosamente aquí, en este vino, la fotografía que aparece en su etiqueta lo describe a las mil maravillas… Picardía, energía, viveza, juventud pero mucha firmeza… 

Pues así resultó el vino:

El pícaro, joven y con poquito de crianza en barrica (3 meses), tenía una presencia intensa, de color bien oscuro, dejando apenas ver un colorcillo rubí brillante. De esos vinos que se plantan vivaces pero que pisan firme en la copa, casi “orgullosos”.

En nariz también se mostraba así, y además bien alegre, de esos vinos con mucho “sol”, no sé si me entienden…

El caso es que me gustó mucho. Un vino con mucha fuerza, con la intensidad de la fruta en nariz y en boca, con esa profundidad y brío que me hace siempre recordar a los vinos argentinos. Bien frutal y alegre, si señor y con la acidez justita, quizás para algunos muy poca, pero para mí, en el punto justo. Y sobre todo, destacar el recuerdo en boca que te hacía ir a por otro sorbito más.

Así que… Bravo por este pícaro joven!

El precio, 6, 50 euros ($39), así que la RPC, fantástica!


REFUGALLO (100% Mencía)
Vino de la Ribeira Sacra, subzona de Bibei, la bodega: Dominio do Bibei
Esta bodega, por lo que hemos visto en su web, también tiene una imagen fantástica; y por lo que cuentan, su filosofía también es de lo más sugerente. Así que, ya solo por esto y dejando aparte los elevados puntos Parker de sus vinos (que, como quién no quiere la cosa pues también despiertan la curiosidad, para qué negarlo…), teníamos que probarlos, vaya! 

Así que, aunque iba con la idea de otra de sus etiquetas (Lalama, 94 Pts. Parker), me pareció más lógico comenzar con el Refugallo que sería el más jovencito de la serie, en tintos!

Me lancé, a pesar de sus 12º de alcohol, su breve crianza en barrica y su edad, (cosecha 2008). Ojo!, los vinos de la Ribeira Sacra tienen su carácter… y acá, un Mencía joven, puede resultar muy difícil para quienes no los conozcan.


Pero, prejuicios a parte, le puse fe de verdad. Y…, bueno…, diré que me sorprendió el poco cuerpo que tenía, bien translúcido, recordándome a un Pinot. Seguí para adelante…

En nariz, intenso, pero se fue haciendo más flojo y vegetal a medida que se oxigenaba, y más ácido también. Y en boca, pues un poco gritón en la entrada, de hecho, no me gustan los vinos así, con tanta acidez (y eso que conozco esta zona y sus vinos, eh!), pero a mucha gente sí, ojo! Para gustos…

Lo mejor, el regusto que dejaba! 

Es cierto que el recuerdo era bueno. Pero me resultó un personaje con poca presencia, y un poco estridente de más para mi gusto, con esa entrada tan ácida en boca. Y la RPC (9 euros-$54): Regular. Quizá para otros sea mejor.

No estaba mal, pero no era mi tipo de vino. Sin embargo ciertos matices me animan a subir un escaloncito y probar el Lalama que ya está en los 15 euros y diferente vinificación.

MARTIN CODAX (100% Albariño)
Menudo sorpresón, si señor!
Apareció casi por casualidad ayer en casa, buscando algo que ofrecer a una visita. Curiosamente unos primos argentinos de mi madre, así que me dije: Mira tú qué bien! Van a probar un albariño!

Solo me preocupó el año, un 2005!! Llevaba muchos años en su “escondite” de casa, aclaro que, muy bien guardado… peeeroo 6 años para un albariño pensado para su consumo como vino joven, preocupaba! Verdad?


Y… así, sin esperar nada a cambio…

Cuál fue la agradable sorpresa cuando al abrirlo cayó en la copa tan “intenso”, oscuro por la evolución, claro, pero limpio y brillante. Qué color bonito tenía!! bien dorado-melocotón.

Así que ya nos alegramos al ver este aspecto tan elegante e impecable… y le metimos nariz, porque Vivi y José también resultaron ser dos grandes “gustadores” de vino también, jejeje!

Y…, ummmm… Nos enamoró su perfume, bien intenso también y muy frutal, “exótico”, recordando a estas frutas tropicales, dulces y ácidas a la vez ¿Saben? Muy sugerente ¡Si señor! No me cansaba de recrearme olisqueándolo.

Y ya en boca… prosiguió la fiesta!!! Untuoso y exuberante! Delicado y de exquisita acidezEl albariño se portó como un señor!


Lástima no haber encontrado otra botellita de este Martín Códax escondida por casa, porque ya no se consigue más el 2005, snif… De hecho, encontré una reliquia! (las ventajas de guardar los vinos en buenas condiciones y sin llevar un listado, jejejejeje)

Un aplauso para el trovador!!!

Esta etiqueta debe costar alrededor de 9 euros (su actual cosecha). Como dije antes, este vino era un joya perdida… no se puede decir una RPC porque no sería real. En cualquier caso sería EXCELENTE+++.

RUMBOVINO

5 comentarios:

  1. Me encantan las etiquetas españolas. Super modernas o super clásicas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Como los envidio!!!!! A ver si cuando pasen por el sur traen alguna de estas etiquetas!!!
    Salute

    ResponderEliminar
  3. Se nota que la jefa esta metiendo mano en la presentacion de fotos y vinos, ja ja .... excelente las fotos y las notas de los vinos....GUARDEN ALGO PARA DICIEMBREEEEE JA JA, ya estamos organizando algo con unos amigos y haver una cata especial con Uds.

    Un saludo a los 2 !!

    y abrazo....esta vez desde Bue

    ResponderEliminar
  4. Por lo que veo Noemí no esta perdiendo el tiempo en el viejo continente.
    Como un analfabeto en vinos españoles tomaré nota de las recomendaciones para tratar de probarlos si me los cruzo alguna vez.
    Coincido con José que las fotos de Noemi son mas elaboradas y prolijas que las que se generan por estos días en Casilda.
    Un abrazo a ambos

    ResponderEliminar
  5. Ariel, Fabián, José y Fran... Hola chicooos!! Pero qué gusto leeros! Muuuchas gracias por vuestras palabras! Es cierto! Trato de aprovechar el cariño que me brinda mi tierrita, jejej! Será un placer poder compartir con vosotros todos los vinos que la maleta me permita llevar! Si no me los interceptan antes en la aduana, glups..., y snif... Un saludo desde este lado del charquito, ché!

    ResponderEliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!