Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



20 noviembre, 2012

GUÍMARO, una joya en la Ribeira Sacra


Ribeira Sacra… ese pedazo de tierra gallega dueña de una belleza inmensa y una historia infinita.

Si usted, por casualidad o curiosidad, llega hasta allí… se va a encontrar con paisajes de viñedos que quitan el aliento y con algunas factorías de vino que han tomado el relevo de nuestros abuelos, haciendo auténticas reliquias con uvas paisanas… Por ejemplo, vinos magníficos como los que hace Guímaro

Esta nota se la debíamos a Pedro y a su familia, desde hace tiempo…  pero, nos ocurrió lo que suele pasar con  los buenos vinos… uno los guarda y luego no sabe cuál es el momento adecuado para sacarlos…  Así que, finalmente,  decidimos que ya iba siendo hora de descorchar…, de agradecer  y  compartir los maravillosos recuerdos que nos trajimos de esta joya de la Ribeira Sacra que se llama Guímaro

Esta bodega  es un indiscutible referente de calidad y prestigio por esos pagos gallegos.  Su nombre estuvo boca de toda España y el mundo, cuando uno de sus vinos, EL PECADO (elaborado por el gran enólogo Raúl Pérez), alcanzó la friolera de los 98 puntos Parker en la cosecha del año 2005. De allí en adelante no hubo quién los detenga, ya que su Pecado sigue dando que hablar en cada nueva añada que pisa el mercado.

Por esas cosas que tiene la vida, resulta que Pedro (su propietario) es amigo de Pi, un gran amigo de Noemí.  Así que una llamada de teléfono fue suficiente para que nos espere en la bodega, la tarde de un caluroso viernes de Agosto.

GUÍMARO está enclavada en la pequeña localidad de Santa Cruz de Brosmos, cerca de Deoade, en plena Ribeira Sacra. Aún se utiliza la antigua bodega donde la familia de la madre de Pedro hacía su vino. Claro que está reacondicionada, aunque mantiene gran parte de la historia donde hoy, la antigua bodega de paredes inmensas de granito y techo de teja negra, hace las veces de sala de barricas. En ese lugar descansan los vinos que asombran al mundo.

Su producción es pequeña y selecta (90.000 litros anuales), y hasta hace poco solo producían vinos tintos a base de Mencía junto a otras variedades autóctonas gallegas (Caiño, Alvarello, Merenzao). Este año por primera vez, elaboraron un Godello joven y un Godello barrica que en un suspiro se agotaron.

Los viñedos de Guímaro se encuentran en Deoade, sobre las laderas del Río Sil, en la subzona de Amandi. Son herencia de la familia, y salvo una pequeña finca, toda la producción es de uvas propias.

 Las vides más jóvenes tienen alrededor de 30 años, en tanto que otras, de muy poca producción y de donde nacen las uvas para El Pecado tienen nada menos que 94 años… o más, ese es el primer registro que se tiene!

La elaboración de los vinos es muy particular; ya que se vinifican por fincas o pagos. La vendimia de cada una de las fincas va a un tanque y ese mosto se transforma en vino independiente de otros tanques. Solo para el tinto joven, el vino se mezcla con el de otras fincas.

Los vinos de alta gama se fermentan en tanques de roble troncocónicos, con aproximadamente un 50% de raspón. Se utilizan levaduras indígenas y tras la fermentación, se dejan macerando sobre sus lías por unos 60 días. Posteriormente se envejecen en barricas de roble francés durante 12 meses.


ATENTOS A ESTO!!

Utilizan barricas usadas (3º-4º uso), porque no quieren que la madera tape el sabor de la fruta fresca que identifica los vinos de la Ribeira Sacra.

Lo más curioso es que las compran nuevas y ellos mismos las envejecen con vino, que luego se mezclará con el de los tanques que contienen el Mencía joven.

Nosotros, acostumbrados a la madera nueva y prolongada de algunos bodegueros argentos, no podíamos creer lo que escuchábamos!!

Seguimos…
Esta es una de esas visitas de lujo que se nos suelen cruzar por el camino. Porqué lo decimos? Porque Pedro, ni bien llegamos y mientras precalentábamos la charla, agarró cuatro copones y nos llevó a probar todos los vinos que produce.

Comenzamos por los Mencía jóvenes directamente de los tanques de acero inoxidable. Primero el que estaba listo para embotellar y luego otro más joven para comparar! Pura fruta y jugosidad… una nariz intensa a frutas rojas, acidez exquisita y notas minerales…
Luego nos fuimos a la sala de barricas… Allí probamos la cosecha 2011 de todos los vinos de alta gama que produce Guímaro…  

FINCA CAPELIÑOS: ni más ni menos que “El Pecado”, elaborado por el maestro Raúl Pérez. Un vino histórico, casi imposible de conseguir. Nosotros lo probamos directamente de la barrica!!

FINCA POMBEIRAS: elaborado por Pedro, con el asesoramiento de su amigo Raúl Pérez. Un vino de muy poca producción que ya muestra todo el potencial y complejidad de la fruta y los suelos pizarrosos donde crece la viña.

FINCA MEIXEMAN: el hermano menor de El Pecado, de elaboración similar y semejante calidad. Otro lujazo este tinto elaborado por la dupla Pedro y Raúl.

FINCA LADREDO: la conocida bodega Portuguesa Niepoort Vinhos, participa de la elaboración de este Mencía nacido en la finca Ladredo, cuya producción es, al igual que todos los vinos de Guímaro, muy limitada y exclusiva. Más lujos para estos pobres mortales, amantes del vino…

Hasta hace muy poco (aproximadamente dos  años), el consejo regulador de Ribeira Sacra no permitía  utilizar el nombre del pago de donde proviene el viñedo. Actualmente esto cambió y hoy los vinos de Guímaro se identifican con cada finca. 

LA FRUTILLA DEL POSTRE…
Como si la amabilidad de Pedro no hubiese sido suficiente. Como si los vinos degustados no hubiesen alcanzado. Como si a la maravillosa atención recibida le faltase algo, nos aguardaba otra gran sorpresa…

Junto a nuestro amigo Javugo y Pedro, a la luz del sol,
disfrutando de LA PENITENCIA
Raúl Pérez no tiene fin… es un genio de la enología e intenta superarse cada vez más… A su Pecado le faltaba algo… Le faltaba LA PENITENCIA. Ese es el nombre de su nueva obra. Un Mencía de la Finca Pombeiras fermentado con el 100% del raspón, y que acompañará a los vinos top de su producción. Estaba listo, terminado, a punto de embotellarse… Solo eso nos faltaba! Una delicia, rara, diferente, mineral, fresca, frutal… y loca!



Regresamos a Lugo boquiabiertos, pletóricos de tanto gusto. Es increíble este mundo del vino, no?

QUÉ NOS QUEDA?
Nada más que dar las infinitas gracias a Pedro y su hermosa familia, por todo!

A ustedes, gracias por leernos,
Salute, Rumbovino.

10 comentarios:

  1. Compraron o les regalaron algo?
    Han tomado algo terminado, que esté en góndola?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hemos traído (a Lugo) un Pombeiras firmado por Pedro, que tenemos guardadito en la cava...

      Luego, terminado, listo para embotellar... tomamos la penitencia y los mencía jóvenes...

      Abrazo y salute!

      Eliminar
    2. Pero después, no les faltaría un buen tiempo en botella?
      Los jóvenes capaz que entre 3 y 6 meses en botella, pero los otros?

      Eliminar
    3. Sí, les falta botella... sin dudas. Pero ya apuntan muy lejos... Los vinos de guarda salen a pista luego de un año y medio de estiba aprox.

      Eliminar
  2. Felicitaciones, muy buena experiencia!!!
    Hace poco probé un caiño de Goliardo y me dejó loco, ni me quiero imaginar si voy a esa bodega.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Kuari!

      no conocemos el vino que has probado aunque sí el cepaje, pero las variedades autóctonas de Galicia van a dar muuuucho que hablar en breves!

      Fue una de esas visitas de ensueño... qué decirte.

      Abrazo y salute!

      Eliminar
    2. Pues si pruebas el Goliardo Espadeiro te caes!! En general me encanta esta bodega pero siento especial cariño por el Espadeiro, fino, fino... si puedes conseguir botella, no te lo pienses! Pero que buenos los tintos gallegos, Diosss!
      Esta bodega es una de las grandes también! Aún no he probado el "Pecado" pero Guimaro FInca Meixemán me volvio loca también. A seguir disfrutando!!!;)

      Eliminar
  3. Gran experiencia y hermoso paisaje!
    Que linda forma de vinificar que tienen. Es loco pensar que acá siguen supuestas tendencias y estos hacen otra cosa y sacan 98 puntos. Las fórmulas no existen.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente Ariel! No hay fórmulas... Solo trabajo y dedicación.

      Abrazo y salute!

      Eliminar
  4. Que linda nota y que hermoso lugar.....hay que hacer fuerza para que los sueńos se hagan realidad

    Pd: por lo que veo, lao de la palabra para comentar sigue saliendo :(

    ResponderEliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!