Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



16 diciembre, 2012

ALGUEIRA, el paisaje dentro de una botella


FERNANDO GONZÁLEZ comenzó con este sueño hace ya 30 años… Por aquel entonces, y aún ahora, heredar bancales romanos en la Ribeira Sacra podía ser considerado como una bendición o una tortura… porque el lugar es mágico, pero el trabajo que hay que hacer para poder cultivar la vid allí es infinito.

A martillo y a mano, le llevó 20 años construir las 14 hectáreas de viñedos sobre la ladera derecha del Río Sil. Día tras día intercambió bosque de una viña abandonada en 1925 por cepas nuevas de uva autóctona.

Vio el potencial de la Godello,Treixadura, Loureiro y Albariño para lograr unos blancos inolvidables. Plantó Mencía, la reina tinta de la Ribeira, junto a Merenzao, la cepa olvidada (la uva más elegante de todo el mundo…según sus palabras),  Alvarello y Caíño para que el abanico de uvas gallegas tintas sea completo y sus vinos diferentes…

Sus viñedos se ubican sobre bancales (herencia de los romanos y continuados por gente como Fernando) en una pendiente del 85%. La vista desde arriba es impresionante. Están influenciados por un clima atlántico-continental, con buena amplitud térmica y escasas lluvias (para ser Galicia). La ventaja de este lugar portentoso es que con esa pendiente, el agua escurre rápidamente secando el suelo y manteniendo una muy buena sanidad de la planta.

El suelo del lugar es esquisto-pizarroso… muy pobre y con lugares donde la pizarra negra no deja atravesar las raíces de las vides. Por eso, es muy común ver bancales con grandes espacios vacíos… allí las vides no prosperan y mueren.

Estas características extremas de tierra y clima hacen que las plantas luchen por sobrevivir, sus rendimientos sean escasos y las uvas generen una gran cantidad de piel. -No superamos las 4 toneladas por hectárea, dice Fernando.

Racimos sulfatados
La filosofía de trabajo de ADEGA ALGUERIA es que la planta y la uva no se tocan. No se hace raleo de racimos, ni poda en verde, ni deshoje, ni se aplican químicos (salvo raras ocasiones), y eso sí… únicamente bañan las hojas con sulfato como rutina. Lo que llega a la bodega es lo que la planta generó por sí misma.

Una vez llegada a la Adega, se hacen dos tipos de vinos y ambos con mínimas intervenciones.

Los VINOS MECÁNICOS (utilizan despalilladora y prensa para las uvas) que son los de gama más baja y, los vinos MANUALES o ARTESANALES, donde la uva es pisada por sus propios hijos y luego se macera y fermenta en barricas y no se toca más. Estos son los vinos de gama alta.

Durante la poda de invierno solo deja una yema por sarmiento. Solo usan barricas viejas o envejecidas (no quiere aromas y sabores del roble en sus caldos). Elabora vinos “valientes” como dice él, solo varietales puros de cepas autóctonas. Produce 12 etiquetas diferentes, entre ellas solo un blend de blancos. Hace todos los vinos que la naturaleza le permite.

Nosotros embotellamos paisajes, dijo Fernando… una frase increíble para definir sus vinos.
Porque la Ribeira Sacra es espectacular y ella, así, entera, entra en la botella con unos caldos igualmente increíbles… Son piedra (pizarra), bayas silvestres (moras, arándanos, escaramujo) y plantas medicinales y aromáticas (milenrama, orégano silvestre, hypericum)… todo eso está dentro de la botella de cualquiera de sus vinos!

El maestro Fernando González
“Trabajar en la Ribeira Sacra solo vale la pena si logras hacer  una cosa diferente y espectacular” nos dice Fernando, orgulloso. Porque mantener esta viticultura en el siglo XXI va a ser un reto impresionante. Para hacer un vino hay que ser muy intuitivo, tienes que lograr ver lo que esa uva puede dar, continúa.

Estuvimos dos horas charlando con Fernando González sin inmutarnos. El tiempo voló mientras degustábamos sus vinos. Es que es un placer oírlo, es un amante de la Ribeira Sacra y un enólogo que intenta mantener su filosofía, incluso contra las modas actuales. Yo pretendo hacer vinos valientes, vinos revolucionarios, y que duren tanto como el tiempo que me llevan hacerlo.


Acá,  algunas notas sueltas de los vinos que probamos aquel día.

ALGUEIRA GODELLO 2011
Vino del año. Pura fruta. Notas cítricas, fresco y ligero. Final levemente amargo y de persistencia media. Ideal para un verano caluroso.

ALGUEIRA PLURIVARIETAL 2011 (Godello, Albariño y Treixadura)
El único blend que elabora. No tiene paso por madera, se comercializa como vino joven.
Nariz intensa, riquísima…compleja, donde explotan los frutos blancos como el durazno y el damasco. En boca, es fresco y destacan las notas cítricas y minerales. Final impecable y prolongado.
 Este plurivarietal es un vino interesantísimo!

ALGUERIA ESCALADA (Godello 2010)
Pasó 6 meses de crianza en barrica.
En nariz primero asoman notas a pan tostado, sutiles. Luego aparece loas aromas cítricos de la Godello. En boca es sedoso, fresco, con notas cítricas y minerales. Final de boca largo y exquisito.
Un vino tremendo, que muestra todo el potencial de esta uva blanca gallega. Nos trajimos una botella.


ALGUEIRA MENCÍA 2011
No tiene paso por madera. Es solo fruta.
Impactante color púrpura. Nariz muy intensa de aromas a moras y frambuesas.  En boca aparecen las notas a piedra, junto a frutos rojos pequeños y final muy fresco.

ALGUEIRA MENCÍA BARRICA 2009
Color púrpura, profundo. Nariz frutal con fondo de caramelo. En boca es complejo, fresco, con buena expresión frutal y notas minerales sobre un fondo tostado. Un gran vino!

ALGUEIRA MERENZAO 2009
Esta uva autóctona de Galicia, que estuvo casi desaparecida, fue recuperada y algunas bodegas como Algueira la retomaron y vinificaron como varietal puro.
Es una uva muy delicada, de piel delgada y maduración temprana. No presenta taninos y produce vinos de muy bajo color…. A qué otro varietal les recuerda?
Es la joya de la bodega. En nariz expresa perfumes a flores (rosas), cerezas y notas lácticas suaves como a dulce de leche. En boca es sedoso, frutado, fresco, con notas algo especiadas y final delicado.

ALGUEIRA PIZARRA 2010 (Mencía)
Un 100% Mencía increíble!!!
De los vinos más minerales que hemos probado nunca…pura fruta , grafito, piedra… VINAZO!

Desde el preciso instante en que abandonamos Adega Algueira, la Ribeira Sacra no será la misma nunca más…

…Antes veíamos un paisaje hermoso que sostenía bancales con vides que generaban vinos mejores o peores... Ahora vemos su historia, su fortaleza y su carácter en cada botella salida de esas uvas imposibles. La Ribeira Sacra, ya nunca será la misma!

Ana y Fernando, gracias de corazón!

Gracias por leernos,
Salute, Rumbovino.

11 comentarios:

  1. ¡Qué lindo ver cómo se hacen vinos en forma tradicional, o al menos respetando la tradición!
    Creo que cuando uno visita el lugar de origen y conoce a su gente, aprende mucho más de los vinos que botella en mano.

    ¡¡Salute!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin ninguna duda Ariel! Es la mejor forma de aprender y de apreciar un vino de mejor manera... caso contrario se pierden muchos detalles.

      Gracias por comentar siempre! Abrazo y salute!

      Eliminar
  2. Qué uvas raras las de la foto!! Raras y bellas!! (para lo que estamos acostumbrados).
    Precios aunque sea aproximados?
    Un orden por gusto o por RPC? (o ambos... JeJe!!).

    Abrazo y gracias anticipadas por las respuestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos quedamos con dos vinos, pero podríamos elegir cualquiera de ellos:

      El Algueira Mencía 2011. El clásico... su precio ronda los 9 euros y está tremendo. De hecho acaba de salir entre los 10 mejores por debajo de 10 euros.

      El Pizarra Mencía. Otra auténtica joya... su precio, alrededor de los 25 euros. No es barato pero vale la pena gastarlos.

      La foto del final son unas hermosas bayas que se encuentran en el parque de la bodega, no son uvas. perdona.

      Abrazo gigante y salute!

      Eliminar
    2. Con razón las veía tan raras... JaJaJa!!

      Eliminar
  3. No pude probar los vinos estos, pero que el paisaje es muy lindo o excelente no cabe duda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paisaje te queda clavado en la memoria, como una flecha!!

      No te preocupes que ya volverás a probarlos flaquito... y sino lo probamos juntos en casa!

      Abrazo grande y salute!

      Eliminar
  4. Que lindo todo esto !!! Cada vez que leo una nota de estas me agarra ganas de ir y probar todo !!! sentado admirando el tremendo pasisaje !!

    Abrazo !!!

    PD; VI el mail y aun no lo pude contestar !! mañana les escribo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una maravilla hacerlo José... cuando quieras, estás invitado a Galicia!

      Abrazo grande y salute!

      Eliminar
  5. Grandes vinos sí señor, y grandes Fernando y Ana.
    Sí no habéis tenido oportunidad de probar el Fincas os lo recomiendo. Yo soy fan del Pizarra, pero ese Fincas no.le anda a la zaga.
    Gran post.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias por tu comentario Raul!

      Lo único que nos quedó por probar aquella tarde fue el Fincas (son don varietales diferentes no?), y de hecho nos arrepentimos de no traernos un par de botellas. Hemos escuchado hablar muy bien de ellos. No obstante, siempre hay que dejar algo para tener una excusa para volver, no?

      Recibe un gran saludo y hasta otra. Salute!

      Eliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!