Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



13 septiembre, 2013

Los vinos de Xurxo, con carácter único...

No habríamos llegado hasta allí de no ser por las notas de nuestro amigo Joan Gómez Pallarès en su Blog De Vinis. Y es que sus albariños, de muy limitada producción, no son los que llenan las góndolas de los supermercados de España. Son vinos únicos… difíciles de conseguir fuera de Galicia, lamentablemente.

Xurxo Alba Padín tiene 38 años, es de esos jóvenes dispuestos a romper el molde y sacudirnos las modorra, como podrían ser los hermanos Michelini en Argentina. Trabaja poco más de 2 hectáreas de viñedos salpicadas en pequeñas parcelas por el Val de O Salnés (no hay que perder de vista que Galicia es un minifundio y aquí un terrateniente es quien posee 2 Has) y desde hace poco más de 7 años tomó el comando de Albamar, la bodega familiar, dispuesto a hacer vinos con personalidad y de carácter único, más allá de la opinión de la gente. Romper con una tradición de muchos años no es fácil para nadie.



… Llegamos a Portonovo una tarde hermosa de sol  en las Rías Baixas. Dejamos los bolsos y fuimos derechito a la playa. Suena el teléfono y era Xurxo (Jorge, Jordi, como quieran) respondiendo a un mensaje que dejamos en su FB antes de salir de Lugo. Habló en Castellano al escuchar mi acento más argentino que el del papa Francisco, pero él fala galego, ese galego hermoso de la costa Pontevedresa “Los espero esta tarde, vemos los viñedos y visitan la bodega”.

Allí estuvimos, a la hora señalada, ya avisados de lo que nos podía deparar la tarde luego de leer a Joan.

En su pequeño auto entramos 5 personas. Junto a Alberto y Doreen blogueros de pura cepa como nosotros (Vino y se quedó). El destino se encaprichó en juntarnos y comenzamos la aventura.

La tardecita en el Val de O Salnés nos regaló unas vistas maravillosas al Atlántico, pero negó casi todas las fotos que saqué en la joya de Albamar, “Finca O Pereiro” una pequeña parcela de viñedo localizada a 50 metros del mar, junto a la desembocadura del Río Umia. Allí nacen sus mejores vinos.

Sobre un suelo más arcilloso que arenoso (poco común por estos lares), nacen las uvas de un parral plantado en el año ´82 que dan vida a uno de sus vinos de crianza “Alma de Mar” un albariño elaborado a partir de los pequeñísimos frutos obtenidos de este viñedo. Tras la fermentación alcohólica, permanece en acero inoxidable y durante 8 meses se somete a “batonages” diarios sobre sus lías finas. El producto final es glorioso. Complejo, sabores cítricos y a bollería; salino y poderoso sin perder nada de frescura.

En esta misma finca, y contra todos, en el 2005 implantó unas hileras utilizando el sistema de conducción en espaldero (en la zona donde más proporción de arcilla había). Como será la poca fe que le tenían los demás al proyecto que cuando se lo implantaron dejaron una distancia suficiente entre hileras para que cuando fracase, se aproveche la estructura para armar el parral. Pero lejos de fracasar, los espalderos dieron vida a su “Finca O Pereiro” otro albariño con mucho carácter donde el terruño imprime más vigor a las uvas y logra un vino con garbo, donde las notas minerales, lácticas y cítricas más maduras, se conjugan con una acidez filosa que refresca el paladar (me encantó su textura glicérica).

Lo que hace Photoshop de una foto oscura. Aparecieron estos racimos que dan vida al "Finca O Pereiro"
Como ven, las hierbas del lugar se expresan a sus anchas.


...Ya casi de noche llegamos a su pequeña bodega, tampoco podríamos indicar una dirección exacta (hay que preguntar en Castrelo, poquito antes de llegar a Cambados yendo por la nacional desde Portonovo). Allí conocimos a María Isabel, la mamá de Xurxo, que “coñece ben ao seu fillo”y sabe que cuando se mete en la bodega no sale más…, previendo nuestro hambre nos preparó unos mejillones al vapor (los llevan los pescadores que van a su “Furancho”a tomar el vino de la casa y comer lo que haya disponible) y la mejor tortilla que probé en mi vida, a pesar de que mi suegra y mi madre se enojen. Huevos y papas caseros… qué color, qué sabor!



Antes de atacar este majar entramos a la bodega... Catamos todos los tanques, vinificados por parcelas. Un mundo de diferencias entre ellos, influenciados por el mar y el suelo. Algunos salinos y ligeros, otros corpulentos y florales. De su coupage nace su vino básico (por precio) el Albamar. Un albariño que es cosa seria, y que vale mucho más de lo que cuesta… pura mineralidad, fresco, cítrico, floral, vibrante, intenso y sincero (solo hay que cerrar los ojos para verse en el mar). Albamar, luego de la fermentación se desfanga y reposa sobre sus lías unos meses sin otra intervención. Solo así el carácter de la albariño se expresa en plenitud. 

Más tarde, por botella, probamos la cosecha 2011 (ya casi extinta) que ganó el concurso de Mileurismo Gourmet a  “Los 10 mejores vinos por menos de 10 euros 2012” y que está en su punto máximo, y la 2012 que sigue su camino aunque ahora muestra más juventud.

El Albamar es el vino ideal para maridar con “ostras” según su autor. Lo cierto es que con mejillones estaba de vicio.

En la bodega solo hay dos barricas de 500 litros. De diferente marca y tostado medio. Usadas, claro (3º y 5º uso) y de roble francés. Las uvas que llegan a ellas comienzan la fermentación, lenta y a baja temperatura, en los tanques de inox. A la mitad  la fermentación se interrumpe y el vino se pasa a las barricas. Allí las levaduras terminan la tarea. Luego se sulfita (no hay maloláctica en este vino) y reposa sobre sus lías finas con batonages semanales durante 4 meses. “Aquí  busco untuosidad y boca, sin perder nariz. La nariz es muy importante, quiero nariz” Este albariño se embotella con el nombre de Pepe Luis, otro de los vinos de crianza. Hace algunos años a nadie se le hubiese ocurrido que esta uva podría llevarse bien con la madera. Bien usada, se establece una unión perfecta entre ambas.



La noche siguió su curso y las botellas siguieron desfilando. Uno sabe cuándo entra a la casa de Xurxo, pero nunca cuándo sale. Probamos un vino único que elabora junto a los muchachos del Restaurante Vinoteca Bagos, en Pontevedra (69 Arrobas se llama), quienes se encargan de distribuirlo y servirlo. Sigue la misma línea de los albariños frutales, minerales y frescos que veníamos bebiendo.

Como Xurxo es un tipo inquieto y sus vinos hablan de él, propuestas nunca le faltan. Cuando le gustan se embarca en proyectos como esta edición especial donde Moncha y Floreano, los dos personajes de Gogue, ponen la cara en las etiquetas de un Albariño (Monchiña) y un Mencía de la Ribeira Sacra (Floreano). Otro ejemplo de un excelente maridaje entre el continente y contenido de una botella. En ellos se conjugan la buena ilustración y el buen vino.

Como ven, no solo hace blancos, con uvas procedentes de la maravillosa Ribera del Río Miño elabora Fusco, un Mencía fresco y frutal que se bebe a litros. Elaboro tintos con alma de blancos, dice.

Aún falta más… nadie se quiere ir a casa, excepto María Isabel que se cae de sueño y como buena anfitriona intenta mantenerse en pié hasta que saluda con una sonrisa amable y pide disculpas. Aparecen unas añadas antiguas… 2006, 2008… Luego mágicamente un tinto Barrantes llena una copa con su pigmento y acidez inmensa… Son las dos de la mañana. Hay que volver.



Anoten bien y no se olviden estos nombres: Albamar, Alma de Mar, Pepe Luis, Finca O Pereiro, Moncha, Floreano, Fusco y 69 arrobas...

No se olviden este nombre: Xurxo Alba Padín.

Un día inolvidable junto a un joven hacedor de vinos inolvidables!

Gracias por leernos amigos,
Salute, Rumbovino.





8 comentarios:

  1. Uff!! Qué crónica!!
    Qué ganas de estar con Ustedes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá tenés lugar cuando gustes Adrián!

      Un gran abrazo... y te esperamos.

      Salute!

      Eliminar
  2. Que belleza de experiencia ! Los envidio sanamente y la próxima me armo el bolsito y me llevan jeje!
    Abrazo patagónico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fabi!!

      Como le decíamos a Adrián, acá hay un lugar siempre para los amigos...

      Abrazo desde la madre patria, Salutes!

      Eliminar
  3. Excelente nota, da gusto leerla más allá de desconocer los vinos mencionados. Pero tomo nota mental, algún día iré a tierras gallegas y me perderé por esos caminos y bodegas.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ariel!!!

      Lo mismo que a ellor, acá siempre hay un techo para los amigos.

      Llevaremos alguna de estas botellas para Baires. Aunque sea una para que puedan probar un Albariño con carácter!

      Abrazo y salute!

      Eliminar
  4. Tentadores el Albariño y la tortilla!!
    Que bueno poder conocer los nuevos vinos del viejo mundo a través de sus crónicas.
    Perdonen si no comento en todas las notas pero estoy a full (eso si, las leo todas y muchas veces me dan ganas de cruzar el charco)
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de pedir disculpas querido Esteban... Los que hacemos esto por pasión sin depender económicamente de lo que producimos con el blog, tenemos que dedicar nuestro tiempo a trabajar para vivir y se nos hace complicado estar presentes en todos los comentarios.

      Lo mismo que a los chicos... acá siempre habrá un lugar para los amigos, no tenés más que avisar! jeje

      Abrazo y muchas gracias por tus palabras,

      Salute!

      Eliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!