Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



14 mayo, 2014

Avelino, el cesteiro de Pincelo

Retomar el blog luego tanto ajetreo resultó muy difícil. Con los días se va perdiendo la fluidez de la redacción, y esbozar los primeros renglones de una nueva entrada nos costó mucho. Sin embargo teníamos claro que la primera nota que apareciese en esta nueva etapa de Rumbovino tenía que ser especial. Y si algo debemos agradecer a Galicia es la magia que oculta en cada rincón, por lo que encontrar una historia, ligada al vino, que nos deslumbre no nos llevó mucho tiempo. Intentaremos desoxidarnos contándoosla… 

Avelino
A solo una hora y quince minutos de viaje desde Lugo (eso si sumamos la media hora que estuvimos perdidos por las diminutas carreteras rurales de las montañas gallegas gracias a la tozudez de Mario) llegamos a Pincelos. Se trata de una aldea perteneciente a la parroquia de A Sariña (Chantada). Creo que no cuenta con más de 5 o 6 casas recostadas sobre la margen derecha del Río Miño, escondida en plena Ribeira Sacra Lucense, custodiada por cerezos y viñedos de castas nobles, algunas tan viejas como Galicia misma.

Allí nos fuimos los 4 (Mario, Antón, Antonio y quien gambetea estas líneas), en busca de una de las personas que aún atesora el “saber hacer” de las viejas tradiciones gallegas en su pura esencia, Avelino el “Cesteiro de Pincelo”.

Avelino tiene 84 años. Goza de una salud de hierro a pesar de los años que le pasan factura sin que nadie la reclame. Prácticamente toda su vida la dedicó a elaborar cestos artesanales de vendimia con madera de salgueiro (sauce). En Galicia les llaman “vendimios” y durante muchísimo tiempo fueron los recipientes que se utilizaron para cargar las uvas que los bancales entregaban a los viticultores de la Ribeira cada año. En aquellas épocas no había cajas plásticas de 18 kilos, ni había rieles que permitían remolcar las uvas ladera arriba facilitando el trabajo al vendimiador. En tiempos lejanos las cestas de Avelino monopolizaban (sepan disculpar el término tan poco apropiado) los hombros cansados de los trabajadores y las barcas, planas y de poca envergadura, que permitían recoger los frutas de las cepas más cercanas al río al tiempo de trasladarlas camino a las bodegas.



Han pasado muchos años y las cestas ya casi no se utilizan. No obstante quedan todavía los pequeños viticultores de la zona que se aferran a las viejas costumbres, negándose a que el progreso arranque de cuajo la historia. Avelino es el único artesano de la región que elabora los vendimios, en su taller de cara al Miño, los días en que sus otras tareas se lo permiten. Cuida la huerta, los animales, los viñedos y elabora su propio vino con la uva que no vende a las bodegas comerciales. Además, recorre las laderas de la montaña en busca de las hierbas buenas que luego seca para elaborar su exquisito orujo. 

Cuántos cestos elabora por día don Avelino? pregunto curioso. E… unhas tres ou catro, depende da madeira que teña y do tempo dispoñible.  

Estuvimos allí toda la tarde. Nos mostró cómo selecciona y trabaja las maderas que luego utiliza. Nos enseñó la forma de cortarlas y ablandarlas para poder manipularlas (se sumergen en agua durante un tiempo. Las más gruesas obviamente necesitan más días), y finalmente lo vimos trenzar las mismas para dar forma a sus cestas. Lo tenemos grabado y fotografiado, paso a paso. Hay que verlo, despacio, aprender siguiendo sus manos lentas y constantes.

La tarde avanza y Avelino trabaja  sin siquiera inmutarse con estos tipos que no paran de preguntarle cosas y filmarlo. Es una persona amable, de diálogo fluido y muy risueño. Trabaja sin apuro, como si tuviese todo el día y toda la vida. Trenza delante de nosotros como lo hizo siempre, como lo hace cada vez, como lo seguirá haciendo hasta el momento en que la artrosis o la vista le impidan terminar su trabajo. Probablemente con él se vaya esta tradición. Ojalá el destino no lo quiera así. Pero hasta tanto, las uvas de los pequeños viticultores de la Ribeira Sacra seguirán siendo cuidadas por las manos de Avelino.

Sus vendimios se venden a los pocos turistas o curiosos que se acercan a estos rincones buscándolo. Quedan pocos. Y créanme cuando les digo que son únicos y su valor histórico es incalculable. Nosotros ya tenemos una cesta en casa y será ella quien traslade los frutos que dentro de unos años nos brinde nuestro pequeño viñedo.






Gracias y salutes queridos amigos,
De nuevo, en otras tierras, pero con las mismas ganas,
Rumbovino

En el siguiente vídeo, a partir del minuto 19:05 podrán disfrutar de Avelino, su lugar y sus cestas: http://www.crtvg.es/tvg/a-carta/grandes-lugares-8-as-historias-de-pepin-e-belesar 


14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Adrián!!!
      Abrazo grande y salutes desde la tierra mágica.

      Eliminar
    2. Por cierto Adrián querido... una cosa que se me pasó comentarte en la respuesta. Esto no es una anécdota, es una historia ligada al vino.

      Abrazo y salutes,

      Eliminar
  2. ¡Qué linda nota!
    Son este tipo de historias las que salvan las distancias y que, personalmente, me gustan mucho.

    ¡Abrazo transatlántico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ariel!!

      Coincidimos con tu visión... Abrazo inmenso querido amigo!

      Salutes

      Eliminar
  3. Sigan conservando la tradición en sus futuras vendimias y respeten el terruño, seguro tendran felicidad y éxito.
    Abrazos patagónicos a ambos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intentamos siempre Fabi!! Y cada vez estamos más convencidos de eso.

      Un gran abrazo!

      Salutes

      Eliminar
  4. QUE LINDO !!!!!

    Un beso grande desde Mar del Plata...ya los estamos extrañando....

    ResponderEliminar
  5. Casi me hace llorar el video de Avelino...una pena que estas cosas se pierdan no?? ... Es cierto el trabajo puede embrutecer...pero le dio una salud de hierro...

    Muy lindo...como siempre...de primera!!!!

    Abrazo de nuevo...jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido José,

      Todo parece indicar que con Avelino se irá gran parte de esa historia escondida que tiene la Ribeira Sacra. Parece que no hay demanda y no hay quien lo releve en su lugar. Hoy corren tiempos veloces y mandan otras cosas...

      No obstante, quizá, aún se esté a tiempo...

      Muchísimas gracias querido amigo. Te seguimos esperando..

      Desde la magia de Galicia, Salutes.

      Eliminar
  6. Hijo: Lo que yo siento es mucha felicidad de ver lo que escribiste y lo que sentís. Lo siento propio. Gracias hijo por ser como sos!!! Tu mamá. ANA

    ResponderEliminar
  7. Viejita querida, ni bien conocí a Avelino, pasee el lugar y reconocí el paisaje supe que disfrutarias de esta visita como poca gente en el mundo... Si lo disfruto como lo escribo es porque lo heredé de vos y de tus sueños...

    Un beso a la distancia, desde la mágica Galicia.

    Tu hijo, Andrés

    ResponderEliminar
  8. Hermosa nota que pinta un poco todo lo que hay detrás de un vaso de vino en la comida diaria. El vino no es tan solo eso que vemos en los anaqueles de los comercios, su historia y su gente siguen siendo factores con los cuales empatizo de una manera muy particular.
    Gracias por escribirla y publicarla. Abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vos por entender de qué se trata esta historia Kuari!!!

      Un gran abrazo a la distancia,

      Salutes

      Eliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!