Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



19 noviembre, 2016

SILIUS GAR 2014, de Atrium Vitis

Es un deleite encontrarse con productos que te hacen disfrutar y logran, por ejemplo, que una cena de sábado en pareja se convierta en un momento aún más especial que antes de destapar la botella. Para eso bebo vinos, para pasar, compartir y disfrutar de buenos momentos. Escribir, con etiquetas así, se me hace fácil.

Los chicos de Atrium Vitis, aunque casi nuevos en este mundillo del vino, desde el principio tuvieron muy claro lo que querían hacer. Y cada vez lo hacen mejor. Brindar a los consumidores productos sin maquillaje y que sean fieles al terruño de donde provienen sus uvas, en Quiroga. Algunos de sus mejores vinos, por cuestiones que ya no pretendo discutir aquí, están fuera de la DO (Ribeira Sacra). Hace un tiempo me maravilló un blanco descartado por el consejo regulador por Velado Oxidado y Sucio, y escribí sobre él. Su Mencía con toques de Bracellao en la cosecha del 2014 me pareció grandioso y también escribí sobre él. Dos de dos, 
eso no me suele pasar con muchas bodegas .

Por esa misma fecha, cuando conocí este proyecto gracias a mi amigo Rafa, me hice con una botella de otra de sus etiquetas fuera de DO, SILIUS Gar 2014. No está permitido poner el nombre de las cepas con la que está elaborado el vino en la etiqueta cuando estás fuera de sistema (aun no entiendo esas tonterías). Lo supuse, pero por las dudas lo confirmé. Una Garnacha 100 % de viñas de más de 60 años de su Finca Caspedro.

No dudaron en utilizar la buena uva de estas cepas viejas en la cosecha del 2014 y hacer un producto diferenciado, fiel a su filosofía, y pura garnacha. Siempre de manera artesanal, como hacen todo, lo fermentaron en toneles usados y luego se afinó durante 14 meses entre toneles y botella.

Esta cepa es una uva que no se anda con sutilezas de ningún tipo, por eso hay que saber trabajarla y domarla para elaborarla sola y ser capaces de ponerla en una botella y venderla. Y la verdad es que el resultado no podría haber sido mejor. 



 En copa muestra un intenso color rojo picota, con reflejos rubí en los bordes. Brillante y limpio con buena lágrima. Luego necesita aire…, no se apuren a beberlo. Las cosas buenas se hacen esperar, así que ya saben… decanten y en una media hora siéntense a disfrutar.

Su nariz, pura delicadeza y fragilidad, resulta sumamente atractiva. Notas de miel, tinta china, rasgos minerales y algo de fruta dulce suave. En boca muestra otra faceta, más gamberra. Entrada filosa, fresca, directa, para luego explotar con mucha fruta negra y dejos minerales. Cierra con un final de boca levemente dulce exquisito. Una sorpresa en cada una de sus facetas. Sedoso, redondo, equilibrado y con mucha vida por delante… 

Una garnacha nada al uso, diferente, que me dejó encantado. Lástima que la botella duró poco y ya no me quedan más…

No recuerdo su precio. Pero no creo que queden botellas porque la producción fue escasa y el resultado fantástico.

Buena vida y buenos vinos,

Salutes, Rumbovino.

6 años difundiendo la cultura del vino y en favor del consumo moderado y responsable.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!