Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



10 febrero, 2011

Tres bien distintos

Este fin de semana de vinos comenzó el sábado por la noche en casa de un matrimonio amigo. Nos juntamos cada tanto y esta vez la excusa inicial, además de juntarnos a arreglar el mundo, fue degustar algunos vinitos. Cada uno de los asistentes elegimos y llevamos uno diferente. En total, fueron 3 botellas y un cuarto las que cayeron (este último cuarto no lo voy a describir porque probé solo un trago cuando la noche se terminaba). Por supuesto demás está decir que cuando nos juntamos con los muchachos el menú que domina es el típico asado argento, que esta vez le tocó hacer a Danilo y lo manejó con clase. Chorizo, morcilla, unas maravillosas mollejas y la marucha del final se encargaron de acompañar este pequeño listado: 

Primero probamos un “PUNTO FINAL Reserva 2006” un 99% Malbec (además una pequeñísima parte de Cabernet Franc) vinificado por H. Durigutti que es pura potencia. Hacía rato que hablábamos de ese vino y quería probarlo y este sábado se dio. 

Como dije, fue el primero (no debería haberlo sido) que tomamos mientras picábamos un quesito con pimienta y aceite. Le faltaba oxigenarse un poco para calmarse, es un 2006 de guarda que creo puede aguantar aún bastante más en botella y mejorará más. Todavía se nota mucho la madera, pero es un gran vino y tiene un aroma riquísimo.

Luego el derrotero pasó por una botella que trajo Pablo, “SIN FIN Guarda Malbec 2008”. No lo conocía (obvio, ¿quién conoce todos las etiquetas que existen en el mercado?) y me sorprendió bien, entre charlas y risas no se puede catar un vino correctamente, pero es totalmente diferente al Malbec que tomamos primero, otro estilo. 

Lo más impactante y quizá lo que menos me gustó era su olor y sabor dulzón demás, como que dejaron demasiado azúcar residual (no sé si es así, me pareció). Para ese dulzor le habría hecho falta un poco mas de acidez que lo equilibre y lo refresque. No obstante al asado lo soportó más que bien. 

Finalmente, como a Danilo le gusta el Tempranillo, al igual que a nosotros, destapamos un blend a base de esta cepa más Malbec y Syrah. “B Crux 2005 de O Furnier”. Cometimos el tremendo error de dejarlo en la heladera en el momento que llegamos…para cuando alcanzó la mesa estaba helado y eso le jugó una muy mala pasada, le tapó su mejor perfil y lo aplanó demasiado. Cuando la temperatura levantó se mostró mucho mejor. 

A los que gustamos del tempranillo, a pesar de ser un blend, este vino es una maravilla. Un aroma inolvidable (lo recuerdo desde que lo probamos en la bodega) y un sabor que lo acompaña perfectamente cerraron la noche. Muchos vinos diferentes, cepas diferentes, estilos diferentes y gente diferente (entre nuestros amigos estamos los locos de los vinos y los que pasan totalmente del él y su mundo...imagínense!)…una noche muy agradable en la que el vino supo acompañar más que bien.

Salute,
RUMBOVINO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!