Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



08 octubre, 2011

Uno de los clásicos, desde el otro lado del charco…

Pues no fui yo muy original que digamos con la elección del vino en este retorno a mis pagos ibéricos…

A pesar del calor inusual que está haciendo estos días (en Galicia, y en el ya entrado otoño), que más prestaba para una cervecita fresquita o un vinito blanco de esos maravillosos que tenemos por estas tierras galegas…, se me antojó un tinto.

Érase pues, una nochecita normal, y no tenía nada en casa, y a las 9,30 de la noche, pues no había más opción que ir al super a comprarlo. Dónde como saben, tienen lo que tienen, bueno o no tan bueno, y de cómo lo tienen, pero es eso ya otra historia.

Así que en este contexto y con el tiempo “tasao” me dije… porqué no empezar con una bodega bien conocida? De estas grandes que no suelen fallar, del centro de España… Un Ribera de Duero…Si, señor!

Decidí comenzar bien al gusto Nacional, y pensé que ya luego, con más tiempo y en lugares más adecuados, pues ya iría recorriendo otras opciones del país.

Bodega Protos (Peñafiel, Ribera del Duero)
Había unas cuantas opciones pero me fui por un “PROTOS Roble 2009 que, si bien es un vino bien conocido, no me sonaba haberlo probado antes, y recordé que en la visita a Peñafiel, desde el magnífico castillo que corona el pueblo (donde se encuentra el museo del vino Ribera del Duero), se divisaban los tejados de esta gran Bodega, que simulaba la forma de un racimo!

En aquel viaje me había dicho que deberíamos probarlo algún día, aunque esa etiqueta especialmente no prometiese ser un vino muy interesante por lo original, sino más bien un vino diseñado para resultar, para gustar en general.
Etiqueta Protos.
Museo de la Ribera del Duero

Y así fue. Casi se podía adivinar…

Un vino bien a la manera española de siempre, de esos con cuerpo medio, color rojo rubí brillante, de bonita presencia, sin duda, y con ese aroma inconfundible a fruta madura, y notas dulces a vainilla debido a su crianza en madera.

…de aroma resultón, sin sobresaltar, agradable…, pero con exceso de madera que, de hecho me llamó la atención lo que rezaba la contraetiqueta “Lleno y concentrado en nariz, con frutas rojas maduras y toques de aromas de buenas maderas”, o sea que era exactamente lo que buscaban.

Así pues, esto está logrado, no cabe duda!

Y en boca…, pues más interesante! Si señor! Aquí hablaba un poco más el vino. Sí tenía ese toque de acidez necesario para darle más vivacidad, más expresividad.

De taninos suaves, sedoso y de paso muy agradable.  Dejando además un regustillo largo y bien agradable. Eso si, quizás esa insistencia en la madera no permitía ir mucho más allá…
Pero con la temperatura justa (al principio estaba un poco caliente y esto lo hacía más duro…) resultó un vinito agradable.

Y el precio, pues era de los intermedios, 6 euritos y pico, nunca me acuerdo de los picos, pero como para que se hagan una idea ¿verdad?

Otros datos del vino: Pues resulta que está catalogado en la bodega como un Joven Roble, lo que implica que tiene 6 meses de paso por barrica de roble americano y otros 6 meses de estacionamiento en botella antes de salir al mercado. La uva es 100% Tempranillo o Tinta del País (es más correcto) y con 13,5º de alcohol que no es ni mucho ni poco.

Vista desde el Castillo de Peñafiel
Debo contar también que el vino, bien guardado, resistió varios días estoicamente…, es más…, creo que al cuarto día estaba mejor todavía.

Desde entonces, los días tranquilos se han convertido en locura y es que desde el día 4
al 12 de octubre estamos de fiestas en Lugo, el “SanFroilán”, así que toca salir “de vinos y tapas” y es pecado quedarse en casa. Y de esto, de estas fiestas populares,  ya les contaré más, y de salir de vinos, también.

Está otra botellita tranquila en casa a la espera de los próximos días tranquilos, para poder ser abierta y degustada con calma.
Mientras…

Vámonos de Parranda!!!

Se extraña al otro Rumbovino, ché… 

4 comentarios:

  1. Queremos una nota de algún Rías Baixas, eh!
    Saludos y felicitaciones por el viajecito.

    ResponderEliminar
  2. Obviamente Ariel!! Un albariño de las Rías Baixas no va a faltar!! Gracias por el comentario... Un abrazo y salute!!

    ResponderEliminar
  3. Genial !!! en alguno de estos viajes los acompaño y nos vamos de parranda todos juntos !!! no olvides traer algun blanco para Mar del Plata asi nos comemos algo rico y hacemos una degustación !!!
    Saludos desde Mdq y buen regreso !!!

    ResponderEliminar
  4. Pero poooor supueeesto, José!!! Nos parecen maravillosos ambos planes! jejeje! Gracias por acompañarnos simepre y gracias por tus palabras...
    Aquí o allá... Ata prontiño dende Galicia!

    ResponderEliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!