Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



08 febrero, 2012

Álvaro y su Vinocracia

Como decíamos en la nota anterior “Un poco deChile”, en este viaje maravilloso conocimos personalmente a Álvaro Tello y Fernanda Valenzuela, dos amigos muy especiales (hasta ese momento, virtuales), con los que compartimos algo más que el gusto por el noble brebaje. Con ellos pasamos una hermosa tarde de charlas, vinos y cafés en el Bar Restaurante Liguria Manuel Montt, en el barrio de Providencia, Santiago de Chile.
Álvaro es bloguero y hacedor de Vinocracia, un gran blog independiente con sede en el país transandino, por lo que nos pareció una buena idea inaugurar la sección de entrevistas 2012, justamente publicando la entrevista que Álvaro nos regaló hace algunos meses atrás. Conocerlo personalmente fue un placer que nos dimos los Rumbovino aquella tarde, y ahora a través de sus palabras, queremos compartirlo con ustedes. Que la disfruten!



¿Cuál es tu relación con el vino?
Tengo un apego y relación casi histórica, mi abuelo me llevaba a los barrios antiguos de Santiago; ahí crecí viéndolo comprar vino en garrafas y damajuanas desde que tengo uso de memoria, mas tarde mi madre siguió la tradición pero con el champagne, ella trabajaba en una importadora francesa que traía vinos todos los fines de mes, a mi casa llegaba una cantidad no menor, siempre mire ese mundo con curiosidad. Me llamaba la atención las etiquetas, quede obsesionado con la idea de que la grafica, ilustraciones y el líquido en conjunto eran lo que hacía algo especial el beberlo.  Idealice mucho al vino en si, lo lógico después era crecer, salir de dudas y seguir el camino propio.

¿Por qué el vino?
Ya sabiendo la raíz histórica de la pregunta anterior, solo me puedo limitar a decir que en el vino encontré algo igual de apasionante y subjetivo a mi profesión, el cine y la televisión. Lo objetivo es que el vino es el vino y las imágenes son las imágenes, pero como interpretas el valor absoluto del contenido es lo que lo hace interesante y hay tantas buenas películas como buenos vinos. La cantidad de historias que se generan en torno a el, da material para fusionar estas dos pasiones.

¿Cuándo y por qué Vinocracia?
Estaba en vacaciones y fui a una degustación, escuche a hablar a un tumulto de personas sobre cosas inexplicables y con un tratamiento, espiritual y casi científico sobre el vino, es la lengua proto-vinifera de los “expertos”, me limite a escuchar y pensé que eso se podía decir y explicar de manera más simple, sin complicar a nadie.

¿Cuál crees que es la seña de identidad de tu blog?
Democracia, pero sin sobrevalorarla y sin sobreactuar de entendido y conocedor.

¿Por qué piensas que te leen?
Al comienzo me sentía cómodo por que pensé que no me leían, después me entere de lo contrario y me sentí incomodo. A veces creo que es bueno dar un texto donde el ego quede relegado a la mínima expresión, siempre habrá algo, es inherente en las personas, pero cuando la letra es honesta y no tiene otra pretensión más que informar y entretener sin forzar una empatía, la cosa realmente cambia. Y por cierto, es una falacia que la gente que gusta del vino lee menos en estos tiempos, al contrario se dan tiempo, el necesario para leer de lo que les gusta.

¿Cuáles crees que son las cosas positivas de hacer el blog?
Lo mas positivo lejos es la comunicación y feedback que se establece con quienes son lectores y consumidores de información; amantes del vino y apasionados por el tema. La relación que se establece por ambos lados, es lejos, lo mejor que he experimentado, mucho mejor que en cualquier otro medio en el cual haya trabajado antes.

¿Y las negativas?
Lo negativo es darme cuenta que en mi país las confianzas se generan lenta y tardíamente hacia los blogs de vinos, tanto por el lado de las viñas (bodegas) asi como por parte de los lectores, es más, nadie se atreve a generar un texto o comentario desde el punto de vista del consumidor, hay sitios, pero funcionan como una catarsis colectiva, mientras que en el resto del mundo es al revés y las cosas se dan de otra forma, darse cuenta de eso es francamente decepcionante.

¿Cambió algo después del blog?
Lo que cambio es la cantidad de amistades que se generan espontáneamente, es impresionante, la mayoría son de Argentina, México y Venezuela, muy pocos pero muy valiosos en Chile. Me llama la atención el respeto y camaradería que se genera desde la plataforma del blog hacia afuera. Uno aprende con esto a generar otro tipo de amistad que sin duda alguna es diferente.

¿En algún momento escribiste alguna nota que hoy no publicarías?
Quizás la nota que no publicaría nuevamente es la de Martini Asti, hubo un momento que nadie quería expresarse de aquel vino, me atreví y lance una nota muy simple, después me entere que Google la había posicionado como primera opción en español y tenía solo de ella unas 10 mil visitas, lo único que pensé fue en que demonios me estaba metiendo, la elimine y volví a reescribirla, volvió a pasar lo mismo, hasta el día de hoy no me gusta.


¿Recuerdas cuál fue el mejor vino, o el que con más placer publicaste?
Fue un espumoso de la viña de autor llamada Domaine Raab Ramsay, creo que fue la primera vez que tuve la experiencia de poder percibir en copa el trabajo de la persona, de ahí en adelante me prometí solo publicar vinos que realmente me provocasen algo especial y no seguir a la masa experta.

¿Te atreves a mencionar el peor?
Fue un sparkling wine de origen Chino llamado Weilong Grand Dragon, no me hice expectativa alguna antes de probarlo, solo ansiedad, lo descorche era un desorden descomunal de cosas, era como tener a sus mil millones de habitantes en cada burbuja.

¿Un maridaje?
Creo hasta cierto punto en los maridajes, me gusta ser disonante en ese aspecto, pero últimamente me ha dado por hacer pan y ver con cual vino se aprecia mejor, Argentina y Chile tienen recetas muy interesantes para desempolvar de su pasado de inmigrantes hispanos, vascos e italianos.

¿Un lugar para el vino?
El mar y la playa sin duda alguna se lleva mi preferencia, donde hay mar tiene que haber un buen vino.

Por último… ¿Un vino que refleje tu blog? ¿Por qué?
Un Syrah de Polkura del valle de Colchagua, es bastante enérgico y con su propio discurso.


Muchas Gracias Álvaro, hasta muy pronto!

RUMBOVINO

6 comentarios:

  1. Fernanda Valenzuela M.8 de febrero de 2012, 17:43

    Me encantó la entrevista a Álvaro!!! Es como estar escuchándolo, tan auténtico, preciso y amante del vino... Ojalá hubiesen más como el comunicando al vino en Chile...

    Gracias por publicarla, si hay alguien a quien en el mundo de vino se debe conocer, ese es Alvaro y por supuesto su espíritu que vive en vinocracia.cl.

    Salud por él! Salud por ustedes!!!

    ResponderEliminar
  2. Volvieron las entrevistas!

    El blog de Vinocracia es muuuy bueno.


    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una de las cosas que siempre agradeceré de haberlos conocido es demostrar quizás no con palabras ni siquiera con gestos, que hay amistades que se gestan en el interno de las personas, se crea una generosidad y simpleza que hace disfrutar aunque sea un saludo a la distancia. Nuevamente no hay palabras si no mas bien un eterno gracias!

    ResponderEliminar
  4. Fernanda, estamos totalmente de acuerdo con lo que decís sobre Álvaro... leyéndolo uno puede intuirlo perfectamente, pero al conocerlo personalmente lo confirma! Un gustazo! Salute y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sí Ariel, el blog es muuuuy bueno!!! Es un fiel reflejo de su hacedor! Salute y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  6. Un lujo y un gusto que hayas participado de nuestras entrevistas Álvaro. Vaya un gracias eterno a vos por todo! Noemí y Andrés

    ResponderEliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!