Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



22 abril, 2012

SINFORIANO


Desde el Castillo de Peñafiel

Un día domingo del mes de noviembre del año 2009 de regreso desde la ciudad de Segovia, desviamos el camino para atravesar los viñedos donde, para nosotros, se gestan algunos de los mejores vinos españoles en plena Tierra de Castilla y León, la Ribera del Duero. A lo largo del legendario río se ubican varios pueblos que viven ligados desde sus principios al noble brebaje, pero hay uno en especial que su sola mención traslada toda la tradición de la antigua ribera, Peñafiel, en la Provincia de Valladolid.

Allí, en lo alto de un espigón que separa los valles del Duero y del Duratón, se encuentra el   Castillo de Peñafiel, considerado como una de las fortificaciones más bellas del medievo español. Su primera parte fue edificada entre los siglos IX y X, siendo pieza importante durante la conquista definitiva de la plaza por el conde castellano Sancho García en el año 1013. Continuó su construcción y modificación hasta su estado actual en el siglo XV. 
En la actualidad funciona el “Museo Provincial de Vino de Valladolid” y por supuesto, para ahí nos fuimos.

Botella con el logo del Museo
Tras admirar las majestuosas vistas a los siete valles del Duero desde lo alto del Castillo, visitamos el Museo, donde se expone toda la historia de la vitivinicultura y la actualidad de los vinos de la Tierra de castilla y León. 
Al finalizar la visita, en la tienda donde tienen a la venta diversos productos regionales, nos llamó la atención unas botellas de vinos que tenían el logo del Museo y que costaban unos 12 euros (no recordamos exactamente el precio, pero por ahí andaba). Era el vino ganador del Concurso del 10º aniversario del museo, un reserva 2005 de la DO Cigales elaborado por la BodegaSinforiano.

Fue seleccionado de un total de 190 muestras de diferentes DO y sellos de Calidad de Castilla y León, y se embotellaron 3652 botellas, una por cada día de apertura del Museo desde su fundación. Además se embotellaron 120 magnums y 30 doble magnums. Nos trajimos dos botellas, una quedó en Lugo y la otra viajó a argentina donde descansó bien guardada en la cava hasta ahora… 

Esa es la introducción necesaria para enmarcar esta cata con mucha historia:

Variedad: 100% Tempranillo (Edad media de los viñedos: 85 años)
Rendimiento: 1500 kg/Ha
Crianza: 18 meses en barrica nueva de roble francés y americano de tostado medio y ligero.
Viñedos de Sinforiano. DO Cigalés
(tomadas de la web)
Grado Alcohólico: 14,9 % vol

En la copa mostró un color rojo rubí, hacia la gama de los térreos intenso y profundo. Con piernas densas y bien marcadas. Un caldo concentrado y con leves señas de evolución a pesar de sus ya 7 años.

En nariz bien complejo, al principio dominaron los dulces como la vainilla y el chocolate intenso, también expresó especias (canela), ciruelas pasas y regaliz. A medida que pasaba el tiempo de abierto los aromas se amalgamaron mucho más y resultaba difícil definirlos con claridad…

En boca, entraba potente y sus taninos se mostraron algo secantes, aunque ya estaba bastante domado. Al igual que en nariz dominaron los aromas de su crianza en roble y más tarde fueron apareciendo las mermeladas, pasas, frutos secos y toques minerales. Le faltó algo de acidez ya que su potencia e intensidad pedía algo de frescura, no obstante con aireación se equilibró bastante.
Etiqueta original

Un vino diferente a lo que estamos acostumbrados en Argentina. Para disfrutarlo más aún convendría decantarlo y esperar a que se abra en todo su esplendor…  Y tomarlo sin apuro.

Sin lugar a dudas “un señor vino” gestado para guardar y como tal, aún con una larga vida por delante… Lástima no haber comprado un par de cajas! 

Solo sería cuestión de resolver los problemas diplomáticos internacionales y darnos un paseíto por allá nuevamente y ver si quedaron algunas botellas, jejejeje.

Salute!

RUMBOVINO

7 comentarios:

  1. Cuando vuelvan les hago un encargo de vinos del Rivera del Duero!!

    ResponderEliminar
  2. Que vinito nos tomamos, te faltó aclarar que es para tomarlo de postre acodado con toda la tranquilidad .
    Abrazo, Guille

    ResponderEliminar
  3. Ariel, si no fuera por el problema del sobrepeso en equipaje, vendríamos cargaditos de botellas, jejeje! A ver si nos podemos encontrar para compartir un buen riberita!

    Guilleee! Qué bien apuntado!!! Si, señor! Si que se portó bien el vinito y qué bien lo pasamos con vosotros, como siempre! Por mucho mucho muchos uenos vinos más juntos!

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. No puedo hablar de un Vino que no probé, pero que lindos paisajes! Una maravilla!!
    Cuando vengan a Buenos Aires avisen con el mayor tiempo posible y hacemos la gran bloguera!!

    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adrián, como siempre mil gracias por comentar... en realidad este vino deberías haberlo probado porque no te deja indiferente! Lo de la movida bloguera hay que darle forma y concretamos... nos vemos la hora de hacerla! Un abrazo gigante! Salute.

      Eliminar
  5. Que lindo todo esto....me encanto la primera foto !!!
    Ojala pronto todo esto se resuelva...al final nos terminamos enojando entre nosotros que no tenemos nada que ver y sin comerla ni beberla pagamos los platos rotos.
    No digo que este bien o mal (para mi esta bien)..pero la gente y los pueblos no tendrían porque pelearse no ???

    Abrazo !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras José!
      En cuanto a lo que dices, tienes mucha razón, esto se escapa de nuestras manos, así que nosotros, insignificantes mortales, de uno u otro lado del charco, somos sobre todo hermanos y mucho más, y nos toca demostrar que estamos por encima de todo eso, deseando que a quién le corresponda haga lo justo.
      Un abrazote!!!

      Eliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!