Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



09 septiembre, 2012

Demencia de Autor


A quién se le puede ocurrir comenzar un proyecto por el final? O por el medio? Realmente hay que estar un poco loco, no? Nacho León con su DEMENCIA hizo más o menos eso.


Este ingeniero agrónomo de Ponferrada comenzó su delirio comprando una pequeña viña muy antigua sin saber qué haría con ella… Había mucho trabajo por delante… las vides eran muy viejas, como de unos 100 años, y las plantas necesitaban un poco de tiempo y cariño para rejuvenecer y entregar su precioso fruto.

Pasaron los meses, llegó el momento de la vendimia, las uvas pintaban bien, y en lugar de venderlas decidió hacer un vino…., hace apenas 6 años.

… Y así empezó Demencia. Con la idea de hacer un proyecto sostenible, recuperando las viejas tradiciones vitivinícolas bierzanas, y respetuoso del medio ambiente… Como un hobby, más que como  una empresa… una pequeña locura.

Mencía centenaria, donde nace Demencia
Junto a sus amigos que cada tanto echan una mano, Nacho se pasa el día en sus viñas (apenas 3 hectáreas repartidas en 25 parcelas) y la bodega… Podando, catando, mirando, creyendo y disfrutando.

El nombre DEMENCIA que identifica su vino, viene de su amor por la uva Mencía, la reina del Bierzo. Y es que su vino esta hecho exclusivamente DE-MENCIA. Un juego de palabras que refleja a las claras este joven proyecto y atrevido para los tiempos que corren.

Lo conocimos casi de casualidad, por twitter. Nos llamó la atención el nombre y la página web, que es tan loca como la idea. Le escribimos y nos recibió feliz!

Nos encontramos en Ponferrada, y ahí nomás nos fuimos a conocer la bodega. Para Nacho, la bodega es el viñedoY es que su vino se hace ahí, en esas viñas longevas y espectaculares que con tanta pasión cuida. Luego, cuando llega la hora de vendimiar,  lleva la uva a un lugar que según sus palabras no se puede llamar bodega… donde este tinto único crece mientras descansa!

Viñedo de Villafranca del Bierzo
Llegamos al primero de ellos, al lado de Villafranca del Bierzo. Son los viñedos más altos de la zona, unos 600 metros. Allí, tal como se acostumbraba antes, hay plantado de todo un poco, con predominancia de Mencía. Su orientación es sur, ideal en este lugar, y el suelo es franco arenoso, con algo de piedra suelta en superficie… y un color tirando al rojo mineral, que luego se transfiere al vino.

Allí nos mostró cómo trabaja para recuperar las vides, una a una, con podas en invierno y podas en verde, quitando algo de racimo y de hoja para equilibrar la vid y que sufra lo menos posible. Nos mostró también cómo una mala poda puede terminar arruinando el viñedo y cómo los conejos, por la noche, se alimentan a sus anchas de las plantas verdes y las uvas. Y parece que les gusta especialmente la Mencía.

Su trabajo es prácticamente orgánico. No utilizan prácticamente ningún producto químico y tampoco aran la tierra y despejan de malezas. El trabajo y la interferencia es mínima para que la planta se exprese en su entorno natural.

Viñedo de Valtuille de abajo
Luego visitamos el otro viñedo, cerca de Valtuille de Abajo, donde las características de la tierra son similares con predominio de arena, la altura es un poco menor. Allí casi todo es Mencía centenaria.

De a poco, en la medida que se puede, va comprando pequeñas parcelas junto a las suyas para aumentar de a poco la producción. Pero en los lugares donde las vides no resistieron el abandono y hubo que reemplazarlas, su trabajo es elogiable. Se repuebla siguiendo las antiguas costumbres, de la misma forma y con clones obtenidos de esas mismas plantas.

Cómo elabora DEMENCIA?
Con mucho trabajo en la viña y poco más. Su vino podría definirse perfectamente como un vino de garaje. Donde todo se hace de manera artesanal. Y la producción, actualmente es de 6000 botellas (comenzó con 1900).

Se utilizan pequeños tanques de acero inoxidable (1.500 lts.) para fermentación, porque la cantidad de uva que trabajan es mínima. Y las barricas, francesas, de primer a cuarto uso.

Los vinos descansan en las barricas sobre lías finas seleccionadas, con “batonages” frecuentes, y durante los primeros tres meses se catan a diario.

Cuando la luna lo indica, el vino se trasiega. Y cuando el tiempo se impuso y el paladar lo certifica, el vino se embotella y descansa como mínimo un año antes de salir de casa.

Catamos DEMENCIA?
Directamente de tanque, la cosecha 2010 recién embotellada. Y  de barrica, la cosecha 2011 para comparar.

Como se ve DEMENCIA?
Impactante! Color rojo picota profundísimo, casi negro. De aspecto corpulento, voluminoso, lágrimas densas, bien glicéricas y caída lenta. Tinta la copa con sus pigmentos intensos.

A qué sabe DEMENCIA?
A gloria bendita! Intenso y explosivo. Frutos negros maduros, con una fina acidez que refresca el paladar y hace que sus nada despreciables 15 grados ni se sientan. La madera y los taninos aún tienen que acomodarse un poquito, lógicamente (hemos catado un vino que necesita un año para salir al mercado y uno que aún está comenzando a andar). Su final es larguísimo y exquisito.

Nacho y su firma en un 2008 que nos acompañó a casa

En este tinto se nota la potencia y a su vez la delicadeza que tiene la Mencía, conjugadas en un vino que es el Bierzo en su máxima expresión. Un vino ESPECTACULAR!


Gracias Nacho por permitirnos conocer DEMENCIA y por contagiarnos esa gran locura!



Salute, Rumbovino.

8 comentarios:

  1. Me encantan esas vides centenarias, deben dar unos vinos excelentes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabes bien Ariel... !!! Las vides son hermosas y sus caldos excelentes sin dudas.. Abrazo y salute!

      Eliminar
  2. Hay veces que los mejores resultados vienen de la mano de un acto "demencial"... Uno "pierde" muchas veces tioempo planificando, buscando cubrir hasta el más mínimo detalle antes de encarar un proyecto y resulta que cuando finalmente te decidís a poner primera y dar curso, toda la planificación previa es obsoleta... Por eso, felicito a Nacho por la audacia de lanzarse sin rodeos a hacer esta DEMENCIA.
    Gracias chicos por compartir estas historias maravillosas.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Esteban!!! Sin lugar a dudas, hay mucho de verdad y realismo en tus palabras... Además, tenemos que reconocer que Nacho nos contagió un poco la idea y la locura... en definitiva, nunca se sabe!! Un proyecto hermoso!!!

      Abrazo grande y salute!

      Eliminar
  3. Pinta buenísimo!
    Aunque es un tema catar Vinos que no están terminados: los probados así suelen ser muy ricos, concentrados, frutados, etc..
    Pero me parece que cuando cumpla su estiba va a ser distinto.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!! Tenés razón Adrián... el vino va a cambiar cuando termine la mínima estiba que Nacho desea para su vino... Pero va a mejorar aún más...porque con todas sus aristas de la juventud, está buenísimo!!

      Abrazo gigante! Salute!

      Eliminar
  4. Comparlo las palabras de Esteban....hay que planifica menos y arrancar !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas!! Lo estamos pensando...jejejejej

      Abrazoooooooo maestro! Salute.

      Eliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!