Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



08 octubre, 2014

Dos Ribeira Sacra que enamoran

Que me enamoré de los vinos de la Ribeira Sacra a estas alturas ya no debe sorprender a nadie. Aunque reconozco también que fue de esos amores que se cuecen a fuego lento, a base de tiempo y paciencia, de reconocimiento y sobre todo de confianza.

Es que con el vino me pasa igual que con el amor y otras cosas pasionales de la vida. Las que perduran son aquellas que en general se van descubriendo día a día, hasta que te logran cautivar definitivamente. No se trata de esas pasiones instantáneas, de amores locos a primera vista, de esos que creemos que son lo mejor que nos ha pasado en la vida hasta que el tiempo nos quita el vendaje invisible que llevamos en los ojos y se acaba la ilusión.

No se si entienden el paralelismo, pero algo así fue lo que me pasó con los vinos de la Ribeira Sacra. Incluyendo este 2014 que está a punto de terminarse, fueron unos 10 años los que pasaron para sellar esa relación sin vuelta atrás. Yo era uno más de los que no comprendía que esos vinos frescos, ligeros y poco alcohólicos pudiesen gustar a alguien... Me llevó tiempo de degustar y degustar, de comprar y comparar, de conocer y entender la Ribeira Sacra y sus viticultores para ser incondicional a sus vinos.

Ahora, cada día me cuesta más elegir otra DO al momento de elegir un tinto cuando visito una vinoteca (no me pasa lo mismo con los blancos hasta hoy). Por suerte, los emprendedores en la Ribeira Sacra aumentan, sus etiquetas se multiplican y los buscadores incansables de vinos siempre encontramos cosas nuevas para probar y disfrutar.

Toda esta introducción me sirve para sugerir dos etiquetas que me gustaron muchísimo. Una de cada Ribeira (Miño y Sil), para que no se ofenda nadie. Una nueva añada de un viejo conocido nuestro y que ya ha pasado por Rumbovino varias veces y otra totalmente nueva para nosotros, pero que venimos buscando desde hace un tiempo y no podíamos conseguir.

VIÑA REGUEIRAL (2012)


Mucho y muy buenas cosas leí sobre este vino. Sobre todo en blogs que siguen siendo mis lugares de elección a la hora de buscar novedades y fiarme de sus criterios (con disculpa a los periodistas que se ganan la vida comentando etiquetas).

Poca info encontré sobre sus viñas y su forma de hacer. Sé que es un 100% mencía procedente de bancales propios recostados sobre la Ribeira del Sil, Subzona de Amandi.
Sin embargo al probarlo no me hizo falta más información para imaginar su procedencia y entender que este tinto de poca producción y elaboración tradicional habla de su terruño en tono alto y claro. Aún con cierto peso en boca a pesar de no ser joven, frescura, hierbas, frutos rojos, notas térreas y mucha elegancia... Si me pongo a destriparlo me paso un rato con descripciones aburridas que no van a decir más que lo que ya dije. Me encantó! Además, cuesta solo 6,5 euros. Aplaudan nomás!

SABATELIUS MENCIA (2013)

Desde el 2011, que fue la primera añada que probamos de este vino, nunca nos defrauda. Aquí no hay amigos que valgan (Primitivo Lareu es un amigo ya) y así como decimos que el blanco joven de la misma añada no nos dijo mucho, este Mencía está buenísimo. 

Misma línea y sinceridad que sus cosechas anteriores. De boca ágil, fruta roja pequeña y frescura impoluta, gustoso, mineral, de trago largo y aromas (casi perfumes) que seducen desde el primer minuto. En un año donde los tintos de la Ribeira Sacra no deslumbran, este Sabatelius sin ser pretencioso te entrega pureza en botella. No lo digo solo yo, lo dijeron también los amigotes que lo probaron conmigo en la comida del domingo. Los bancales del Miño en su mesa por poco más de 6 euritos. Sigan aplaudiendo!


Gracias por leernos amigos
Salutes, Rumbovino

Difundiendo la cultura del vino y en favor del consumo moderado.

4 comentarios:

  1. Hola amigos!!
    Espero todo vaya fenómeno!!

    Pregunta: ¿Ese Sabatelius es del que descorchamos una botella mala en Casilda?

    Abrazo grande a ambos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adrián querido!!!

      Efectivamente es esa etiqueta. A Casilda llevamos la cosecha 2012 y lamentablemente la botella no salió buena. Pero la llevamos justamente para que puedan probar ese vino que está realmente bueno.

      La próxima intentamos nuevamente...

      Abrazo grande y ye estamos siguiendo tus viajes por el NOA a pesar de no comentar.

      Salutes!

      Eliminar
  2. Hola Amigos, aunque no comente seguido, he seguido todas las entradas y me pone feliz que el amor por los Ribeira Sacra sea algo que maduró con los años. Se nota que hay algo que a quien escribe lo ha movilizado internamente, cuando el vino logra eso, lo demás queda en un plano secundario.
    Mis felicitaciones y a seguir descubriendo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querido Ariel!!!

      Nada de pedir disculpas por no comentar, ya ves que nosotros estamos igual y eso no es lo importante...

      Sin lugar a dudas lo que decís en tu comentario es lo que siento realmente por estos vinos inigualables.

      Un fuerte abrazo y salutes!

      Eliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!