Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



13 diciembre, 2014

Vinos de las canastas navideñas. Críticas y sugerencias.

Se acerca fin de año y, como cada vez, se repite el siempre bienvenido regalo de empresa. Para estas fechas, en muchos hogares se hacen presentes las típicas cestas conteniendo obsequios varios, en general orientados a regocijar el estómago, obligándonos a meter un par de kilos extras a nuestros esculturales cuerpos.

En las “canastas” hay un poco de todo para llenar la mesa navideña. Comenzando con los típicos entrantes, siempre caen chorizos o salchichones, con suerte algún jamoncito, quesos y latas variadas, cerrando con productos para el postre como turrones (de variados tamaños y especies), y abundantes polvorones de cualquier sabor y color.

Eso es en lo referente a productos sólidos. Pero, para regar la mesa navideña qué?

Para esto, otro de los clásicos que nunca faltan son los típicos Cavas o vinos espumantes (se acepta también la versión más económica que puede consistir en unas botellas de sidra) y por supuesto un par de vinos, al menos un blanco y un tinto.

Creo que, algunos más o algunos menos, vamos a estar todos de acuerdo en que estos son los productos que siempre caen en las canastas navideñas. Pero, el asunto es que no sé porque razón, a la hora de elegir los vinos, las empresas en general suelen fallar. Y es de este tema sobre el que quiero expresarme en este post.

Foto tomada de fiesta.uncomo.com
Tanto en España como en Argentina, estas canastas en su interior suelen contener caldos que sus etiquetas no aparecen ni en google, y en gran parte de los casos además son de calidad discutible o directamente mala. Pero lo peor es que el corolario final de todo esto es que los brebajes terminan siendo utilizados en muchos casos para hacer el guiso durante la semana, o pasan a formar parte del agua del inodoro en el corto plazo.

Ojo, con esto que digo no quiero parecer un desagradecido ni un sibarita que solo acepta como regalo grandes reservas. Por favor no me malentiendan. No va por ese lado la crítica. Lo que motiva mi comentario es que estos fallos suelen ocurrir por alguno de estos motivos que se deberían revisar y corregir.

Motivo 1: Algunas empresas encargan sus regalos a otras empresas especializadas en la temática y éstas, a la hora de hacer más diferencias, se aprovechan de que en gran parte de los casos quienes reciben los regalos, de vinos sabe poco o nada. Con lo que obviamente lo que vaya dentro importa poco.

Motivo 2: Las empresas no encargan sus regalos a otras empresas especializadas y deciden armar sus propias cestas, lo que hace que en el afán de gastar menos, da lo mismo el vino que metan (también se aprovechan del escaso conocimiento enofílico de los receptores del obsequio).

Motivo 3: igual que el anterior, con la diferencia de que los que no tienen ni idea de vinos son los de la empresa que regalan la canasta. Esto es peor aún, porque la elección ni siquiera es por motivos económicos, sino por desconocimiento puro y duro.

Seguramente hay muchos motivos más para enumerar, pero para no abundar en detalles, con estos tres me vale.

Sin embargo, como no me gusta ser de los que critican sin aportar ninguna solución a los problemas (cosa que hacen a las mil maravillas los partidos políticos que están en la oposición en cualquier lugar del mundo), mis propuestas para solucionar esto son las siguientes:

Solución 1: Partiendo de la premisa de que lo importante en un regalo no es la cantidad sino la calidad. En lugar de 4 botellas de vino que no conoce (ni bebe) ni dios, pongan solo 1 o 2 que produzcan placer beber.

Solución 2: Antes de meter los vinos en la canasta navideña, hagan la cata ustedes. Nunca regalen nada que no sean capaces de beber.

Solución 3: No es necesario que los vinos sean de bodegas de renombre. Hay pequeñas bodegas que elaboran vinos exquisitos y por muy poco dinero. Para eso es importante dejarse asesorar por alguien que sepa del tema. Eso les aseguro, les hará ahorrar dinero a pesar de tener que pagar al profesional que los asista. Además dan trabajo a más gente.

Este es mi pequeño y humilde consejo para algunas empresas (no generalizo). Luego no digan que no les avisé. Las soluciones son sencillas... Para el próximo año ya lo saben.

Para cerrar el post y como ejemplo de lo que estoy diciendo, les dejo estas tres etiquetas de vino que nos regaló una empresa de Lugo (no voy a decir el nombre porque no viene al caso) que, sin realizar una altísima inversión en los productos (como verán a continuación), hizo una gran elección. Felicitaciones!





ADONIS Albariño 2013

Se trata de un vino de Autor, elaborado por un pequeño lagar perteneciente al grupo de Bodegas Artesanas de Rías Baixas. Es de la zona de Ribadumia, su producción es muy pequeña y por tanto el vino está muy cuidado. Su precio ronda los 5 Euros.

Color amarillo pajizo, casi coloro. Limpio y brillante...
En nariz es de intensidad media, pero sus aromas son maravillosos: perfumes florales y frutas como el melocotón, albaricoque y piña. También algo de miel al fondo...

En boca se expresa de manera muy diferente, porque te recibe con una gran frescura que la nariz no anticipa. Dominan los cítricos como el pomelo amarillo, limón. Es sedoso en su paso por el paladar y de final amargoso con ciertos dejos florales muy atractivos.

Un albariño que me resultó curioso porque parece una buena mixtura entre lo mejor de los vinos de la zona de O Rosal y Val de Salnés. Interesante y por poco dinero. Para tener más que presente.


PIONERO MACCERATO Colleita 2013

Elaborado por Viña Almirante, en la Comarca de Caldas de Reis, perteneciente a la DO Rías Baixas. Su precio ronda los 8,5 euros.

Las uvas que componen este albariño de cosechan más tarde, logrando granos de mayor maduración y tenor alcohólico (12,5% Vol.) y antes de la fermentación el 100% de las mismas se someten a una maceración en frío buscando mayor extracción aromática y frescura. Es resultado es un vino muy particular.

Color amarillo suave con tonos dorados. Brillante, limpio, de lágrimas gruesas y persistentes.
Su nariz al principio es tímida, pero con un poco de agitación mejora notablemente. Hay complejidad con notas a bollería, levaduras, luego frutas tropicales y flores bancas.
En boca es muy musculoso, con gran volumen y mucho cuerpo, dueño de una textura increíblemente cremosa. Sus notas dominantes son de fruta más dulzona, pero su frescura le otorga equilibrio y longitud.

Un albariño diferente que me gustó muchísimo, y seguro de muy buena aceptación general. Además me gusta su cierre con tapa a rosca.


MARCELINO I Colleita 2013

Un Ribeira Sacra elaborado por Marcelino Alvares González en su pequeña bodega localizada en A Carqueixa, Proendos (Sober) AMANDI. 

Pequeña producción, vino sin madera y compuesto por las variedades Mencía, Tempranillo y Garnacha nacidas en los siempre difíciles bancales del Sil. Parte de esta uva debe ser vendimiada en barcas. Eso da una idea de lo que su cuidado y cultivo significan.

Color rojo picota, brillante y limpio.
Aromas al principio lácticos, dulce de leche, mantecosos y mucha ciruela madura. Al agitar copa aparecen notas mentoladas, vegetales y amargos como el azúcar quemada.

En boca es franco con la nariz, notas amargosas ricas, balsámicos, hierbas aromáticas y frutos negros maduros. Tiene frescura y su paso por el paladar es ágil y gustoso.

Sin ser un grandioso Ribeira Sacra, de una cosecha complicada como la 2013, este tinto cumple perfectamente y está muy disfrutable. De esos vinos cuya botella se acaba pronto. No encontré su precio, pero calculo que rondará los 6 o 7 euros.

Creo que cualquiera de estos vinos son excelentes opciones para llenar las canastas navideñas y hacer disfrutar a los comensales.

Salute amigos y Felices Fiestas!

Rumbovino, 

"Difundiendo la cultura del vino y en favor del consumo responsable"


8 comentarios:

  1. ¡Tienen que hacer el esfuerzo de descorchar y probar nomás!
    Al margen, me gustaría ser el afortunado al que le regalen la canasta de la foto.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje lo de la foto es totalmente ilustrativo!!!

      Gracias Ariel y un gran abrazo a la distancia.

      Salutes

      Eliminar
  2. Excelente reflexión. Saludos Daniel

    ResponderEliminar
  3. RUMBOAMIGOS:

    Interesantes comentarios !!
    Aquí las canastas cada vez se ven menos, aunque algunas empresas aún las usan...

    Una alegría enorme volver a leerlos a la distancia.

    Buen comienzo de año para ustedes, queridos Amigos !!
    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querido amigo!!!

      Hace tiempo que no nos contactamos... pero siempre es un placer leerte y tenerte por estos lares.

      Lo mismo para vos y ojalá podamos vernos pronto!

      Abrazo y Salutes!!!

      Eliminar
  4. Las distancias y su afincamiento en esas tierras en las que tengo raíces (y hasta un terrenito) hacen que hallamos bajado el intercambio de opiniones (ya que han dejado de tomar Vinos argentos y nosotros poco podemos tomar de allá.

    Igualmente, y como siempre, los mejores deseos para Uds y los suyos!!
    Felicidades y Feliz 2015!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Adrián,

      Es verdad, no podemos comentar porque es poco lo que compartimos para beber, pero los seguimos leyendo cada nota y aprendiendo siempre.

      Un gran abrazo y felices fiestas.

      Salutes!

      Eliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!