Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



11 mayo, 2016

Por Argentina… Se te extraña.

Esta vez el destino quiso que mi regreso a Argentina no sea con el sabor dulce y la alegría con la que he venido en otros viajes. En ocasiones la vida se empeña en que entendamos que solo estamos de paso por el mundo, y tenemos que hacer lo imposible por disfrutar cada día y de cada cosa que hacemos. Creo que mi viejo lo intentó y hasta estoy casi seguro que lo logró. Pero se cansó de pelear. Todos tenemos derecho a cansarnos y a abandonar alguna vez.

No hace mucho tiempo atrás escribí una nota en la que contaba que últimamente en mis viajes a Argentina ya casi no compartía vinos con mi viejo. Él decía que le hacían temblar las piernas y que por eso prefería no tomarlos. Yo, a pesar de cuestionarle innumerable cantidad de veces ese argumento, respetaba su decisión. Así y todo era nuestro compañero de cata en cada botella descorchada, porque ningún aroma escapaba a su nariz, juzgaba las notas que expresaba el vino y sentenciaba cuál le gustaba más y cuál menos… Era su forma de disfrutarlo con nosotros, un juego en el que cada uno tenía claro qué papel jugaba. Y era divertido para todos.

No obstante, en mi último viaje a Argentina anterior a estas líneas, una de las tantas noches de liturgia enofílica destapé una botella de un vino blanco (hacía rato que no probaba esa etiqueta). Su actitud fue la de siempre…meter nariz y juzgar. Pero aquella noche fue diferente a otras, la recuerdo como si fuese hoy, porque luego de olfatear el vino, la copa siguió su camino ascendente y el líquido amarillo verdoso y limpio acabó en su garganta. Luego juzgó. Qué rico está este vino che! Y fueron varias las veces en que mi viejo repitió la maniobra aquella noche… Quizá fue su suavidad en boca, ese tenue dulzor acompañado por una línea de frescura que lo hacía fácil de beber y disfrutar. Quizá fueron los exquisitos aromas a frutas blancas y lagar que desprendía… Vaya a saber qué fue lo que le cautivó tanto (seguramente el conjunto) pero recuerdo que el CASONA LÓPEZ Semillón 2013 fue el último vino que disfrutó mi viejo y que yo pude compartir y disfrutar con él. 





Desde hoy te recordaré cada año con una copa de este vino a tu salud querido viejo. 
Cuánto se te extraña!


Salutes, Rumbovino.

11 comentarios:

  1. Preciosa nota... Cómo se te extraña Jesús... pero seguiremos brindando contigo, con este vinito y con todos los demás que vengan... Salud querido caballero Marcaccini...

    ResponderEliminar
  2. Uffff.... mi viejo se me fué hace casi dos años y su vino favorito y el de la mesa de mi niñez era el Rincón Famoso de Lopez. Sigo probando cada añada de ese vino para intentar retener momentos.
    Bella nota.
    Brindemos ! En cada copa seguro habrá un recuerdo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto te agradezco tus palabras Fabián y cuánto te entiendo! Como dice Serrat, somos recuerdos y vivimos de ellos. Nos permiten disfrutar y revivir y ser felices con nuestros viejos cuando queramos.

      Abrazo grande amigo y salutes!

      Eliminar
  3. Andrés,
    va mi sentido pésame por tu viejo. Calculo que será algo más que sumar a la nostalgia y el desarraigo.
    Lo que debe darte aliento es que con cada copa que acerques a tu nariz sabés que va a estar tu papá acompañándote.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ariel!! Sabias y justas palabras las tuyas porque será una forma de recordarlo siempre y que esté a mi lado cada vez que disfrute un vino.
      Un fuerte abrazo querido amigo,

      Salutes!

      Eliminar
  4. Excelente Vino y muy bueno nota, te felicito.
    Saludos, Jesus.
    www.bari.com.ar
    www.vinospormayor.com.ar
    www.cajasnavideñas.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jesús (igual que mi viejo).

      Abrazo grande y salutes,

      Eliminar
  5. RUMBOAMIGOS:

    Lamento mucho la noticia !!
    Ahora ya sé por que anduvieron por Argentina...

    Que en cada copa que levantes Andres, quede el recuerdo prístino del cariño de tu padre !!

    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Roberto!

      Es ley de vida, pero hay que meterle el pecho y arrimarse a los recuerdos que son los que no te dejan nunca.

      Abrazo y salutes,

      Eliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!