Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



07 mayo, 2011

Dos uruguayos bien DIFERENTES

Después de un día de mar marrón, revuelto, embravecido por la sudestada pero igualmente hermoso… Después de un día de excursión por el maravilloso litoral Uruguayo hasta Piriápolis. Después de todo eso… nos encontramos en el Hotel, picada barata en plato, con una botella de Pagos de la Atlántida Tannat  2009 pronta a degustar y cerrar este raro día. 

Ahí va la cata:
En vista, de buena presencia Tannat, buen color rubí intenso y brillante, aunque lo esperábamos algo más oscuro incluso.  En nariz, poco expresivo... Algunos aromas herbales y especiados, pero lo más nos desentonó fueron los tostados, quizás demasiado fuertes para nuestro gusto, claro. En boca nos supo contundente, con  taninos bien marcados pero agradables, bastante fluido y de estructura media. Por un lado ácido, por ratos frutal y siempre siempre, con supremacía de madera. Creo que Noemí lo definió perfecto: es como un adolescente. Lo cuenta todo de entrada y no da lugar a nada más. De entrada dice soy así sin sutilezas, no dejando lugar a nada más sugerente… Lo peor quizá es que a medida que pasaba el tiempo, la madera sobraba por todos lados. Cosa que con tiempo en botella a lo mejor cambia.
Ojo, no pretendemos ser muy duros con este vino,  de hecho se toma bien, pero le falta asentarse e integrarse bastante. Así que por ahora la relación P-C es regular. $300 uruguayos (aprox. $70 argentinos) Ver ficha técnica:

El polo opuesto a lo anterior es cuando uno compra un vino y lo paga bien pagado, unos $98 argentinos (fue en Colonia, claro) y cosecha una gordísima decepción.  Así fue el Cuna de Piedra Tannat 2009 de la Bodega Cerros de San Juan
La decepción no solo por el precio, eso hubiese sido lo de menos. Una de las principales cosas que un enólogo debe conseguir cuando vinifica un varietal puro, creo yo es que el vino sepa al varietal…o al menos que represente de alguna manera el cepaje que está embotellando. Bueno, he leído bastante sobre Tannat y sus cualidades… he probado unos cuántos de diferentes lugares y todos mal que mal tienen un hilo conductor: vinos con buen color, taninos marcados, buena estructura, etc etc etc… Bueno, este vino no tenía, para mi corta experiencia, ni una sola pizca de Tannat. Y no es que hubiese estado mal conservado, eso se evidencia de otra manera. Este vino no estaba rico… que es lo más sencillo de todo. Lo que en definitiva evaluamos los que lo compramos una botella y nos disponemos a disfrutarlo, es que al menos sea rico! Este, en definitiva no es ni rico ni Tannat… Algunas notas: agresivo, ácido, olor herbáceo fortísimo a establo. En boca igual, desequilibradísimo, estridente…

Siempre sostengo que todos los vinos, más allá de algunas particularidades, tienen algo que otorga placer y disfrute… pero siempre hay excepciones!  Aunque no me gusta hacer esto con un vino, prefiero poner y comentar los que me gustan, me siento en la obligación de criticar algo cuando es desmedido, en este caso su precio en relación a su calidad.

Salute,
RUMBOVINO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!