Un blog de vinos por aficionados, para aficionados. Mas que un blog, nuestro cuaderno de notas.



14 diciembre, 2011

3 Vinos y 7 Amigos

No quería dejar pasar más tiempo sin llevar de la memoria al papel esta entrañable cata.

Hacía tiempo que llevábamos planeando hacerla. Y es que a mis amigos les ocurría lo que a mí no hace tanto… A pesar de haber vivido siempre en un contexto tan vitivinícola, el caso es que no se nos había presentado debidamente a este líquido elemento, por lo que el vino no era más que eso: un compañero de comidas, juergas y poco más. Y creíamos además, que solo unos pocos seres dotados de algún poder sensorial superior a la media, podían descubrir algo más en el vino ¿O sería solo postureo?

Para  los que hemos tenido la fortuna de ser presentados debidamente, es tal el placer, que ansiamos transmitir este maravilloso mundo para que otros puedan disfrutarlo de la misma forma.  Así fue que ni bien propuse la cata, todos se apuntaron entusiasmados por saber qué había detrás de bastidores…
"Paseando entre viñedos"
Ribeira del Sil. Lugo

La frase más repetida por ellos “Pero es que yo no entiendo nada de vinos…”
¡Bravo! Una cata sin prejuicios.

Y sin contaminantes y con mucha alegría allá nos juntamos los siete amigos en Lugo, en la casa de Mari Paz, estratégicamente ubicada en la zona de vinos (miren que nombre tan goloso!), en pleno casco histórico de mi ciudad.

En la prepoducción, tras hacer unos bocetos mentales, creí buena idea llevarles tres vinos para hacer una cata ascendente…, Y así decidí que sería bueno llevar un blanco, un tinto joven sin paso por madera y otro tinto con guarda.

Concluí en tres vinos que fuesen, además, de la zona o de los más cerquita posible. En la provincia de Lugo la uva estrella es la Mencía, así que opté por esto. Además busqué que fuesen dos vinos de la misma bodega, ReginaViarum. De hermosos bancales con viñedos sobre la Ribera del Sil. Regina Viarum 2010 y ReginaExpresión 2008 (DO, Ribeira Sacra).

Y me faltaba el blanco… ¿Albariño, Godello,…?

Finalmente me incliné por un Godello, otra de las uvas autóctonas gallegas, elaborado por una bodega de la provincia de Ourense, no muy lejos de Lugo.  Alan De Val Godello 2008 (DO Valdeorras).

…Con las botellas tapadas y la gente sentadita frente a las copas y las fichas, comenzamos la cata.

Yo traté, como mejor pude, de explicarles un poquito el porqué de ciertos rituales: les conté sobre el porqué de esa luz, de los colores y el brillo del vino, de las lágrimas. De cómo y porqué se agarra así la copa, porqué había que agitarla (esto les encantó y se echaron una buenas risas tratando de girarla con estilo), de no tener miedo ni complejo y meter bien la nariz y sacar conclusiones, y descubrir cómo ya los aromas nos anticipan tantas cosas que deben y no deben estar, y de que cada uno es libre de interpretar según su registro y por comparación, ciertos olores. Y de paladear a través de todos los recovecos de la boca otros estímulos, virtudes o decepciones, emociones… Es que un vino trasmite tantas cosas, verdad?

Les conté como pude todo esto, pensando en cómo yo lo había entendido, sin más vueltas raras. Y todos se engancharon de manera sorprendente, preguntando, comentando y haciendo aportes bien precisos… Parker, tiembla!!! Porque al no estar condicionados por nada ni nadie, dispararon preguntas y opiniones increíblemente acertadas. Y es que el vino ha sido compañero de nuestra vida siempre, solo que nos faltaba detenernos a escucharlo.

¿Qué les parecieron los vinos?
Aplausos para los tres!

El Godello estaba fantástico! De un color y un brillo excelentes, que en nada expresaban sus tres añitos. Bien expresivo en nariz y en boca ¡Si señor! Una gran cepa para empezar a tener bien presente!

Y los tintos… Ya hemos hablado antes de estos vinos, que no fallan nunca y además se pueden encontrar muy fácil. El joven mostró una elevada acidez (característica de los caldos de la Ribeira Sacra), pero muy agradable y para nada “peleón”. Un rico Mencía, hasta para los que no gusten de los vinos jóvenes. Y el Regina Expresión, con sus nueve meses de paso por barrica, se transformó en un Mencía más asentado, tranquilo, complejo, manifestando realmente todas esas virtudes que tiene el varietal, tan sugerente. Aquí, asentado por el tiempo y la madera se expresaba sutil, realmente rico.

Es una lástima no poder transcribir los comentarios de mis compañeros, que fueron sin duda mucho más frescos y más divertidos que los míos.

Yo, me quito el sombrero, por los seis:  Carmen, Manuel, Mª Paz, Luis, Paula y Silvia.
¡Bravo por ellos!

heyy!, Chicos, si, si, a vosotros! A seguir con las reuniones ¿Eh? Y a seguir con la cadena…

Hasta prontito!!!

RUMBOVINO 

4 comentarios:

  1. No voy a decir nada de los vinos porque no los conozco, pero sí puedo opinar sobre la primer foto: Impresionante lugar y muy buena toma!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola! Muchas gracias por el comentario Ariel!! Ciertamente, la ribeira sacra y sus paisajes son impresionantes y tenemos la suerte de estar bien cerquita, a poquitos kms de casa! Abrazos y salute!!

    ResponderEliminar
  3. EXCELENTE nota!!! Me transportó al lugar.
    Creo que el tal Parker debe estar temblando por esta calidad e nota y otros temas mas JA!!!
    Salute

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias, Fabi!! Fué una cata realmente entrañable y divertida. Hay que seguir con esta cadena de catas-presentación ya que la gente se entrega de forma increíble!
    Un abrazo y hasta prontito!

    ResponderEliminar

Bienvenid@s a rumbovino y muchas gracias por dejarnos tu comentario!